Incumplir el confinamiento obligatorio estará duramente penado en Reino Unido. Así lo ha anunciado el Gobierno, que establecerá castigos de hasta 10.000 libras (algo más de 10.900 euros) a aquellas personas que hayan dado positivo por COVID-19 o se sospeche que podrían estar contagiadas y no cumplan con el confinamiento obligatorio de dos semanas en el marco de los esfuerzos para frenar la segunda ola de la pandemia.

Diferentes medios británicos apuntan que la medida del Gobierno que preside Boris Johnson será efectiva a partir del 28 de septiembre. Eso sí, por el momento solo afectará a Inglaterra. Ya que con Escocia, Gales e Irlanda del Norte, gestionan sus propias competencias en el área de salud, por lo que deberá llegar a un acuerdo con sus respectivas administraciones. El objetivo, aun así, es que la medida sea efectiva en todo el país.

La nueva medida implicará que, desde el 28 de septiembre, cualquier persona que dé positivo o que sea contactada por el sistema de Test y Rastreo y se le indique que podría tener el virus y debe aislarse y no cumpla con el confinamiento podrá ser multada. En principio, las multas serán de 1.000 libras pero en caso de reincidencia y las infracciones más graves se podría llegar a las 10.000 libras.

Además, podría multarse también a personas que impidan que otras hagan la cuarentena. Este es el caso de los jefes que amenacen a quienes se aíslen. Para contrarrestar esta medida, el Gobierno tiene previsto destinar una ayuda de 500 libras a quienes tengan que confinarse y pierdan su fuente ingresos al no poder trabajar desde casa. La ayuda no estará disponible hasta el 12 de octubre, pero el Gobierno ha prometido pagos con retroactividad, según ha informado Sky News.

Casi 42.000 fallecidos en Reino Unido por coronavirus

El primer ministro británico, Boris Johnson, ha destacado que en virtud de las nuevas disposiciones «se estará legalmente obligado» a hacer el aislamiento «si tienes el virus o el servicio de Test y Rastreo del sistema de salud te lo ha pedido».

«Las personas que opten por ignorar las normas se enfrentarán a multas significativas», ha recalcado. Al mismo tiempo, ha defendido que «tenemos que hacer todo lo que podamos para controlar la propagación del virus, evitar que se contagien las personas más vulnerables y proteger al Servicio Nacional de Salud y salvar vidas».

El Ministerio de Salud británico informó el sábado de 4.422 nuevos casos de coronavirus, una cifra récord y superior en 100 contagios a la cifra del viernes, la más alta desde el 8 de mayo. En total se ha informado de 390.358 casos desde que comenzó la pandemia y 41.759 fallecidos.

En Madrid, las multas oscilaban entre 600 y 600.000 euros

La Comunidad de Madrid anunció la pasada semana nuevas medidas restrictivas en 37 áreas de salud especialmente golpeadas por la segunda ola del coronavirus. El incumplimiento de estas normas supone la aplicación de sanciones que pueden oscilar entre los 600 y los 600.000 euros. La cuantía de la sanción dependerá de la gravedad de la misma y de si se es reincidente.

Para garantizar esta aplicación de las normas, Madrid solicitará la colaboración de las fuerzas y cuerpos de seguridad y de las policías locales.

Será el lunes, 21 de septiembre, cuando se dé comienzo a estas medidas, que limitan en gran medida los aforos de distintas actividades en el ámbito público y en el privado.

Boris Johnson ya superó la enfermedad

El pasado mes de marzo, Boris Johnson reconoció que tenía coronavirus. El primer ministro de Reino Unido, anunciaba que ha había dado positivo en las pruebas del coronavirus, después de presentar «síntomas leves». Durante su confinamiento preventivo, lideró la respuesta del Gobierno mediante videoconferencias a la crisis provocada por la pandemia del coronavirus.