Un triste Cádiz acaba cediendo el Campeonato de Segunda División

Los de Cervera caen frente al Albacete y pierden el primer puesto después de toda la temporada liderando la categoría

El Cádiz Club de Fútbol se quedó sin campeonato de liga en el último minuto de la temporada. El conjunto amarillo, que fue líder hasta el instante final, perdió los honores por un riguroso penalti por manos de Bodiguer que anotó Mikel Mesa. El Huesca, por su parte, no falló en Gijón.

Sólo había una posibilidad entre 27 en las tres últimas jornadas para que el Cádiz no fuese Campeón de Segunda División perdiesen el Campeonato y, finalmente, ha acabado ocurriendo. Los de Cervera solo han hecho fallar y el Huesca solo ha sabido ganar.

El Cádiz CF comenzó el encuentro apretando y libre de toda presión. Los amarillos se fueron arriba desde el primer momento y en una vistosa jugada de ataque hizo gol que acabó siendo anulado por fuera de juego de Choco Lozano en el remate.

El Albacete Balompié, por su parte, se mostró durante la mayoría de fases del encuentro muy especulativo, pues tenía muchísimo en juego. Los manchegos tenían muy claro que no querían perder su partido y esperaban con cautela una contra para asestar el golpe necesario para vencer.

El conjunto cadista seguía a lo suyo y si bien era difícil aproximarse a los dominios los mediocentros probaban fortuna desde la frontal. Así llegaron dos buenas opciones con disparos de Bodiger, fuera, y de Edu Ramos que sacó de manera espectacular Nadal.

Así el encuentro llegó al descanso. En la reanudación el Albacete se mostró más incisivo a la vez que  se tomaba su tiempo cuando el balón no estaba en juego. Los castellano-manchegos querían ir a por el partido pero extremando las precauciones ya que el punto que sumaban hasta el momento tenía su peso en oro.

Pero el Cádiz CF tuvo una enorme ocasión para abrir el marcador con un gran cabezazo de Sergio González en un córner sacado al primer palo. El cartagenero peinó y el meta Nadal únicamente pudo repeler con el pecho.

La emoción llegó a falta de un cuarto de hora para acabar el encuentro cuando Fuster hizo gol pero la acción quedó anulada por fuera de juego, aunque la decisión tardó en llegar con enorme suspense para todos.

El Albacete hizo saltar la banca en el último momento del partido al decretar el colegiado penalti en unas inocentes manos de Bodiger. Mikel Mesa no erró desde los once metros y dio la permanencia a los suyos, privando a la vez a los cadistas del título de liga porque el Huesca no erró en Gijón.