Sevilla se une al movimiento ‘Ciudadeslibres de hepatitis C’

Se aborda la lucha contra la enfermedad desde la concienciación, el diagnóstico precoz y el trabajo con entidades sociales

El Ayuntamiento de Sevilla llevará ante el Pleno el jueves una declaración institucional de todos los grupos políticos representados –PSOE, PP, Ciudadanos, Adelante Sevilla y Vox– para adherirse al movimiento ‘Ciudades Libres de Hepatitis C’, ‘#hepcityfree’, que lidera la Alianza para Eliminación de las Hepatitis Víricas en España (Aehve), una organización que aglutina a las sociedades científicas y asociaciones de pacientes comprometidas con el objetivo de acabar con este problema de salud pública en el país.

En un comunicado, el Ayuntamiento subraya que se trata de un objetivo para el que el papel de las grandes ciudades es vital, pues, con una alta densidad de población, no sólo representan la mayor proporción de personas que viven con el virus de la hepatitis C, sino que se ha constatado que el riesgo y la vulnerabilidad a la infección y reinfecciones son, asimismo, mayores en el entorno urbano y los nuevos casos se están concentrando en sus barrios, áreas metropolitanas y colectivos más desfavorecidos.

El delegado de Bienestar Social, Empleo y Planes Integrales de Transformación Social del Ayuntamiento, Juan Manuel Flores, acompañado por representantes de todos los grupos políticos, ha presentado esta iniciativa junto con el doctor Javier García- Samaniego, coordinador de la Aehve y jefe de la Sección de Hepatología del Hospital Universitario La Paz, y el doctor Manuel Romero Gómez, catedrático de Medicina de la Universidad de Sevilla y coordinador del Comité de Sevilla de #hepcityfree, en un acto que ha contado también con Eva Pérez, presidenta de la Federación Nacional de Enfermos y Trasplantados Hepáticos y vicepresidenta de la Confederación Nacional de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (Cocemfe), Eva Pérez Bech.

Tras agradecer a los grupos políticos este «compromiso común» de la corporación para luchar contra esta enfermedad, Flores ha recordado la experiencia acumulada de cinco años con la Estrategia FAST-TRACK de prevención de VIH y sida. «Sevilla fue en octubre de 2015 la primera ciudad española en rubricar la Declaración de París para acelerar la lucha contra el VIH-sida y en esta ocasión será también la primera en la adhesión a #hepcityfree», según ha dicho el delegado.

«El trabajo con las ONG es un elemento sustancial para poder llegar a todos los colectivos y diagnosticar la presencia del virus de forma certera y aplicar el tratamiento curativo. El diagnóstico precoz es fundamental para atajar la hepatitis», ha abundado el delegado.

El trabajo conjunto de la Comisión Fast-Track en Sevilla –constituida por el Ayuntamiento, Adhara, la Junta, Fundación Atenea, Fundación Triángulo, Médicos del Mundo y Universidad de Sevilla– se replicará ahora en la lucha contra la hepatitis.

Así, tras la declaración institucional del Pleno, se constituirá un grupo de trabajo técnico conformado inicialmente por técnicos del Servicio Municipal de Salud, la Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas en España, profesionales sanitarios y aquellas entidades del movimiento asociativo más representativas en la ciudad y que guarden relación con estos objetivos planteados, entidades que trabajan con los colectivos vulnerables.

La nueva adhesión a este movimiento implica que el Ayuntamiento hará suyos una serie de compromisos para acelerar el objetivo de la eliminación de esta enfermedad, que la OMS sitúa para los países desarrollados en 2024.

Entre esos compromisos se encuentran el apoyo a campañas de concienciación y prevención, la colaboración las ONG y entidades sociales para el diagnóstico rápido de la infección en las poblaciones de mayor riesgo o la colaboración para el cumplimento de las condiciones higiénico-sanitarias de los establecimientos de tatuaje o perforación cutánea piercing.

«España tiene la oportunidad de hacer historia y convertirse en el primer país entre los desarrollados en acabar con un problema de salud pública como la hepatitis C. Pero para ganar esta batalla, necesitamos tomamos realmente en serio las llamadas políticas de salud pública, es decir, debemos acompañar el tratamiento de todos los casos con otras actuaciones en materia de medición, prevención, diagnóstico temprano y atención a colectivos de riesgo», ha explicado García- Samaniego, quien ha insistido en el papel clave de las ciudades en todo ello.

García-Samaniego es uno de los integrantes del comité de expertos que está detrás de esta iniciativa nacional, un comité integrado por hepatólogos y especialistas en Salud Pública, Microbiología y Enfermedades Infecciosas, Adicciones y Atención Primaria, convencidos de la posición privilegiada de las ciudades para dar la batalla final contra la hepatitis C.

La iniciativa –que además cuenta con la colaboración de las compañías biofarmacéuticas AbbVie y Gilead– se desplegará en las diferentes ciudades que se sumen a la Red a través de comités locales.

Romero Gómez, que será el coordinador del comité de Sevilla, indica que las administraciones locales, aun sin tener las competencias sanitarias, tienen mucho que decir y aportar en el objetivo de la eliminación. «En gran medida, el reto que tenemos es de simplificación, integración y descentralización, y por ello, los ayuntamientos, que son las administraciones más cercanas al ciudadano, pueden tener un papel muy relevante», ha dicho.

En palabras de Pérez Bech, «tenemos una oportunidad ideal para avanzar en el objetivo final que es erradicar definitivamente la Hepatitis C de nuestro país».

Una reducción de muertes del 40%

El número de muertes por hepatitis víricas ha caído en España casi un 40 por ciento en cuatro años, según datos del Instituto Nacional Estadística. Concretamente, de 906 muertes que se produjeron en 2015 se ha pasado a 776 en 2016, 629 en 2017 y 567 en 2018.

Se estima que ámbito de la población general que pasa por Atención Primaría todavía habría unas 35.000 personas virémicas. De igual forma, la tasa de diagnóstico de la enfermedad es «muy mejorable»: al menos 22.500 personas podrían estar infectadas por el VHC sin ser conscientes de ello. Hay un tercer grupo de personas diagnosticadas pero que, por un motivo u otro, no están siendo tratadas.

Desde que en abril de 2015 se pusiera en marcha el Plan Estratégico Nacional para el Abordaje de la Hepatitis C en el Sistema Nacional de Salud y hasta junio de 2019, se han tratado y curado con los nuevos medicamentos 4.321 pacientes en Sevilla, de los más de 135.000 de España. Sin embargo, se estima que en Sevilla capital quedan todavía más de 1.300 personas (unas 20.000 en toda España) que tienen hepatitis C y no lo saben.

Estos pacientes no diagnosticados probablemente serán, además, diagnosticados cuando la enfermedad les haya provocado otros problemas graves de salud como cáncer hepático, puesto que la hepatitis C es una enfermedad silente cuyos síntomas tardan años en aparecer.

Según ha puesto de manifiesto un estudio reciente, uno de cada cinco nuevos diagnósticos de esta enfermedad son de pacientes con enfermedad hepática avanzada. ‘Ciudades Libres de Hepatitis C’ debe ayudar a la concienciación de la población sobre el VHC y a incentivar el diagnóstico e identificación de pacientes, mediante cribados efectivos como se propone desde este proyecto.