El 47% de los mayores de 55 años se encuentra en situación de soledad en Andalucía

«La soledad no deseada es uno de los mayores enemigos del envejecimiento y debemos todos estar muy sensibilizados con este problema», apunta Rocío Ruiz

La soledad no deseada se encuentra presente en la población andaluza de 55 y más años, se incrementa con la edad y es especialmente gravosa a partir de los 80 años, de manera que el 47% de los mayores de 55 años se encuentra en situación de soledad, según se desprende del Estudio sobre soledad no deseada en personas de 55+ años en Andalucía.

Esta investigación, coordinada por Juan Manuel García González, profesor de la Universidad Pablo de Olavide (UPO), se ha llevado a cabo mediante la entrevista a 2.000 personas de 55 y más años residentes en toda la región, según concreta la Consejería en una nota de prensa.

Se trata del primer estudio de estas características que se realiza en Andalucía, que hasta ahora «no contaba con ningún instrumento para valorar y tratar esta problemática», ahonda la Junta, que precisa que la única referencia es la estadística sobre hogares unipersonales y sus variables por edad.

Sin embargo, no todas las personas mayores que viven solas tienen por qué sentirse solas o encontrarse en situación de soledad.

De ahí, la importancia de este estudio que analiza otras variables y los factores que influyen en este sentimiento tanto internos (soledad emocional), como externos (soledad social).

La consejera, Rocío Ruiz, señala que el estudio pone de manifiesto que la soledad no deseada se encuentra presente de manera transversal «a todas las edades», en hombres y mujeres, y en todas las provincias.

«Hay una problemática de soledad no deseada contra la que hay que luchar, que es necesario aliviar y ante la que hay que articular estrategias y políticas públicas de prevención, seguimiento e intervención, así como seguir investigando», añade.

«La soledad no deseada es uno de los mayores enemigos del envejecimiento y debemos todos estar muy sensibilizados con este problema. Demostrarles todo lo que queremos a nuestros mayores, expresarles nuestro afecto y nuestro cariño, y hacernos presentes, estando más pendientes de ellos debe ser una obligación moral. Debemos darle todo a los que todo dieron por nosotros», subraya la consejera.

No obstante, «no partimos de cero», pues actualmente hay recursos, como el Servicio Andaluz de Teleasistencia, que ha registrado más de dos millones de llamadas durante la pandemia, «la mayoría de ellas para paliar situaciones de soledad»; o el Teléfono de Atención a las Personas Mayores.

El sentimiento de soledad aumenta con la edad

El estudio refleja que 47% de las personas andaluzas de 55 y más años se encuentra en soledad no deseada, con un 40% en soledad moderada y un 7% en soledad severa. El sentimiento de soledad aumenta con la edad, siendo especialmente preocupante a partir de los 80 años.

La prevalencia de soledad emocional es mayor que la de soledad social, siendo la primera más frecuente entre las mujeres y la segunda más frecuente entre los hombres, aumentando ambas igualmente en los grupos de edades más avanzadas. La soledad, asimismo, es mayor entre las personas con menor nivel educativo y entre las que viven en hogares unipersonales.

Además, un 15% se encuentra en riesgo de aislamiento social, cifras que aumentan entre los grupos de mayor edad como consecuencia de la rotura y pérdida de la red de amistades y una menor frecuencia de contactos, alcanzando el riesgo de aislamiento de la red de amistades a casi un tercio de la población de 55 y más años.

En cambio, el riesgo de aislamiento de la red familiar se encuentra en torno al 5%. Los datos apuntan a que la red social y de amistades de las mujeres es más sólida y amplia que la de los hombres en el grupo de edad de 55 a 64 años, mientras que a los 65 años los riesgos se equiparan y se dispara entre las mujeres de 80 y más años.

Nivel educativo y población

El riesgo de aislamiento social es mayor entre las personas con un nivel educativo más bajo, más preocupante en la pérdida de la red de amistades en el grupo de los que no tienen estudios o tienen estudios primarios.

En cambio, el nivel educativo tiene menos relevancia en el riesgo de aislamiento de la red familiar, por un lado, y la edad es menos determinante entre las personas que tienen estudios superiores.

Otros resultados relevantes que presenta el estudio se refieren al efecto protector sobre la soledad no deseada y el riesgo de aislamiento social que tiene el asociacionismo y la residencia en pareja o con familiares.

En cuanto al ámbito territorial, la investigación no ha encontrado diferencias claras entre los hábitats rural y urbano. Sí se vislumbra un ligero menor riesgo de soledad y aislamiento en las zonas costeras que en las zonas de sierra o de montaña.

Por su parte, la distribución provincial tampoco es uniforme y depende del indicador. En general, hay una mayor prevalencia de soledad en las provincias con mayor envejecimiento poblacional, hipótesis acorde con el comportamiento de la soledad con la edad.

Al atender solo al indicador de la soledad severa, la Junta sí que atisba que la Andalucía oriental presenta mayor soledad que la Andalucía occidental.