Muere un violador de niñas tras cortarle los testículos

Había también participado en la violación de dos niñas de 14 y 18 años

Un hecho violento que perseguía tomarse la justicia por su mano. Un individuo acusado de violar niños murió después de que una multitud encrespada, encolerizada, le cortara los testículos en venganza por un ataque sexual previo.

Lo dicho: justicia por su mano, que en esta ocasión fueron muchas manos. Se cree que el sospechoso no identificado formaba parte de una pandilla que participó grupalmente en la violación de dos niñas de 14 y 18 años en Ivory Park, cerca de Johannesburgo, Sudáfrica. Violaciones que crearon la indignación social.

Según la policía sudafricana, los hombres iban armados con un cuchillo y una pistola cuando abordaron a unas chicas que caminaban por la zona la noche del sábado 15 del presente mes de junio y las violaron repetidamente.

Un vecino de Ivory Park afirma haber presenciado el horrible ataque, tras lo cual alertó a la comunidad y rápidamente se formó una turba «enojada» que decidió hacer justicia de forma unilateral, al margen de la ley.

¿Qué sucedió entonces? Que los justicieros persiguieron a los tres hombres y alcanzaron a uno de ellos. Le cortaron los testículos y después le golpearon hasta matarlo. Con saña. Los otros dos lograron escapar de la muchedumbre, pero posteriormente fueron arrestados por agentes de Policía. No salieron de rositas.

Las autoridades de la zona han abierto una investigación por asesinato por la muerte del presunto violador y han advertido a la ciudadanía de que nadie puede tomarse la justicia a su capricho. Sin embargo, por el momento no se ha detenido a ninguno de los civiles que participaron en la brutal agresión.