Maltrata a su pareja en la casa donde cultivaba marihuana en Chiclana

Un hombre ha sido detenido por la Guardia Civil por tales delitos, además de contar con el chasis de un ciclomotor que había robado

La Guardia Civil ha detenido en Chiclana de la Frontera (Cádiz) a un hombre como presunto responsable de un delito de violencia de género, que además poseía una plantación de marihuana en el interior de la vivienda, así como el chasis de un ciclomotor que había sido previamente sustraído.

Según ha informado la Guardia Civil en un comunicado, el pasado 16 de mayo agentes del Puesto Principal de Chiclana de la Frontera recibieron un aviso de un posible episodio de violencia de género en una vivienda de la localidad.

Así, se desplazaron rápidamente dos indicativos al lugar, que pudieron constatar que, desde el exterior de la vivienda donde se podrían estar produciendo los hechos, se escuchaban gritos y sollozos de una mujer.

Asimismo, percibieron también un fuerte olor a marihuana, por lo que llamaron a la puerta de la vivienda identificándose como agentes de la Guardia Civil, a lo que respondió un varón asegurando que se encontraba solo en el domicilio y que no abriría la puerta dado que no había hecho nada.

Tras la insistencia de los agentes, continuaron reproduciéndose llantos y gritos de auxilio de una mujer, por lo que, ante la situación de que la integridad física de esta persona pudiera estar en peligro, decidieron entrar a la fuerza en el domicilio. En ese momento, los agentes fueron recibidos a golpes por el varón en cuestión, siendo reducido no sin antes ofrecer una fuerte resistencia a la detención.

Al revisar la vivienda en busca de la mujer, los agentes observaron que las dependencias se encontraban totalmente revueltas, síntoma evidente de haberse producido un altercado.

Finalmente, la mujer fue localizada en el interior del armario de uno de los dormitorios, cubierta totalmente de ropa, atemorizada, y sin poder responder a las preguntas de los agentes debido al estado de ansiedad en el que se encontraba. Asimismo, presentaba lesiones físicas por las que fue atendida por una ambulancia que se solicitó de inmediato.

Posteriormente, y debido al fuerte olor a marihuana presente en toda la vivienda, los agentes localizaron unas 30 plantas de marihuana en una habitación que estaba preparada con un sistema de ventilación e iluminación adecuados. Además, encontraron también el chasis de un ciclomotor que constaba en la base de datos como sustraído.

El detenido, una vez puesto a disposición judicial, quedó en libertad con cargos.