¿Debe aumentar Cádiz las escuelas de verano?

«Muchas familias necesitarán apoyo con los niños, tanto en verano como en el nuevo curso: hay que aumentar y configurar de manera segura campamentos y aulas de conciliación»

El Grupo Municipal del Partido Popular (GMPP) ha lanzado una propuesta, a través de su concejala Maite González García-Negrotto, para que el Ayuntamiento de Cádiz comience ya a trabajar en un aumento notable de las escuelas y campamentos de verano, previendo que esta fórmula pueda también mantenerse al inicio del próximo curso en septiembre. La propuesta tiene en cuenta no solo la situación creada por el Covid-19 sino la disminución que en los últimos años se ha venido produciendo en los campamentos de verano que años atrás ponía en marcha el Ayuntamiento de Cádiz.

Los populares creen que en primer lugar se tiene que abordar el escenario actual para desarrollar de la manera más rápida posible un programa para los próximos meses, coordinado con otras administraciones como la Junta de Andalucía, que contemplen las fases de desescalada, el aumento del teletrabajo, y la vuelta al colegio de septiembre. Todo ello –recalcan desde el Grupo Popular- cumpliendo todas las medidas de seguridad y en previsión de la autorización de este tipo de actividades por las autoridades competentes en cada momento.

“Muchas familias necesitarán apoyo con los niños y las niñas, tanto en verano como en el nuevo curso, hay que aumentar y configurar de manera segura campamentos y aulas de conciliación”, asegura la edil del GMPP.

Los populares también han señalado que hay muchos ayuntamientos que ya están abordando este rediseño de ludotecas, escuelas y campamentos de verano teniendo en cuenta el COVID, todos ellos con el objetivo de ofrecer una respuesta educativa a las necesidades de conciliar la vida laboral y familiar y aumentar la calidad y diversidad del tiempo libre de los niños que, en el caso de Cádiz, disponen de clima y espacios (playa, Bahía, navegación, etcétera) más favorables que otras zonas.

Las circunstancias especiales hacen necesario no solo replantear la campaña, sino los centros, los espacios, las actividades y sobre todo el más que previsible aumento de niños y niñas, teniendo en cuenta los criterios de prevención necesarios para poder garantizar condiciones de seguridad, tanto en niños como en monitores.

Maite González cree que también deben valorarse otras alternativas de solución para que las familias gaditanas que requieran de este recurso puedan contar con dicho recurso con las mayores garantías. Son muchas las familias gaditanas con niños menores que día a día “luchan por superar el cataclismo doméstico con el trabajo y las limitaciones del coronavirus. Sin abuelos y abuelas que en otras circunstancias han podido ayudar, muchos sin recursos económicos, bien por una situación permanente, bien por las consecuencias de la pandemia con despidos o inactividad por ser autónomos y en una situación que se extenderá previsiblemente más allá de septiembre”.

“La solución no es mezclar todo y mal, teletrabajo, teleeducación, hacer la comida, limpiar la casa, hacer la compra…  y sin solución de continuidad. Tenemos menos tiempo que antes y el estrés hace mella en todos los miembros de la familia. No ver ese problema y no atajarlo es una postura cómoda que ni un Ayuntamiento ni un gobierno se puede permitir en una crisis de este calibre” aseguró González García-Negrotto.

La concejala popular también se ha unido a las voces que han pedido ya al Gobierno central que se ponga de una vez manos a la obra y desarrolle un Plan Nacional de Conciliación Familiar que tenga en cuenta esta delicada situación que afecta a miles de familias y concretamente a muchos gaditanos y gaditanas.

El plan de desescalada fijado por el Gobierno de España, y en concreto la forma dispuesta de reincorporación de los ciudadanos a su puesto de trabajo, trae consigo un problema considerable para la conciliación familiar, y sin embargo ninguna medida ha sido tomada durante el estado de alarma por el Gobierno Central: “no se ha tenido en cuenta ni se ha pensado en las necesidades de unas familias que, tras un confinamiento responsable, tendrán que afrontar unas importantes dificultades para conciliar con la vida laboral, y que sin embargo se encuentran sin ayuda alguna en estos momentos”.

La concejala popular entiende que siendo Noelia Vera diputada por Cádiz y secretaria de Estado de Igualdad debe escuchar una demanda general de la ciudadanía que pone de relieve “un grave problema para muchas familias.

Es sorprendente que formaciones como Podemos y PSOE aún no se hayan manifestado sobre esta situación que está poniendo en jaque tanto el proceso educativo de muchos niños y jóvenes como el trabajo de millones de españoles: no solo deben elaborar ese Plan Nacional de Conciliación Familiar, sino dotarlo económicamente con urgencia para que se aplique ya y a la vez sentar las bases para que la conciliación sea definitivamente una realidad”.

La edil popular ha recordado también que -según distintos estudios- seis de cada 10 mujeres renuncian a su carrera profesional al ser madres. Maite González cree que el confinamiento ha empujado a la renuncia de actividad laboral –en caso de autónomos y pequeños empresarios- a muchos españoles, y las mujeres son las más afectadas por este proceso; “tenemos que apoyar a las mujeres en esta situación.

No podemos admitir que nuevamente las mujeres seamos las que tengamos que renunciar a nuestra incorporación al trabajo para cuidar a los niños. Así no avanzamos, así volvemos a retroceder. Debemos dar facilidades para que ambos progenitores puedan conciliar, no sólo las mujeres».

La propia Noelia Vera dijo que una de las condiciones para el pacto de legislatura con el PSOE sería jornadas laborales “compatibles, de manera que se facilite la conciliación familiar, el tiempo de ocio y el tiempo de descanso. Sin embargo y hasta la fecha, estas medidas políticas brillan por su ausencia”, ha recordado Maite González. Los populares concluyeron señalando que este plan nacional debe primar tres ejes; el teletrabajo establecido por imperativo legal y facilitar la adaptación y/o reducción de la jornada laboral sin merma de retribución, y la ayuda para la contratación de personal destinada a aquellas familias en las que todos los progenitores o tutores legales estén trabajando fuera del hogar.