“Mi marido lleva diez días en un frigorífico y nadie me da una respuesta”

Una vecina de Jerez de la Frontera perdió a su marido el pasado 10 de abril, diez días después continúa sin saber cuándo va a poder enterrar el cuerpo de su esposo

Perder un familiar por Covid-19 supone un duro varapalo psicológico para una familia que no podrá velar el cuerpo de un ser querido debido a las restricciones impuestas por el estado de alarma.

Durante estos días, parece que solo existen casos de fallecidos por coronavirus, sin embargo, la realidad es muy diferente y como es de imaginar las familias que pierden a un familiar por otras causas se sienten desamparadas en la mayoría de los casos.

En Jerez de la Frontera encontramos el caso de una madre jerezana, quién ha contado a elMira.es la “desesperante” situación que les está tocando vivir a ella y su familia.

Esta mujer perdió a su marido el pasado 10 de abril por un “fallo multiorgánico”, tras ser encontrado prácticamente en coma en el rellano de una vivienda en San Telmo y después de pasar siete días luchando por su vida en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital de Jerez.

Desde entonces su cuerpo “ha pasado por dos autopsias” y se encuentra en una «cámara frigorífica del Instituto Anatómico Forense de Cádiz».

“Por mucho que llame me dicen que el cuerpo se queda en Cádiz hasta que su señoría lo diga. Así llevo ya diez días y nadie me coge el teléfono ni nadie me da una respuesta para enterrar el cuerpo de mi marido”, relata esta vecina de Jerez, a la vez que confiesa que ya no sabe qué más hacer, «llamo todos los días al tanatorio por si sabe algo, al igual que en los juzgados y no me dan ninguna información.

Esta madre de tres niños pequeños, la cual relata que se siente “muerta” por la situación, se encuentra luchando con dos batallas: el duelo y el poder enterrar en paz a su marido.

“Llamé al forense y me dijo que no me podía decir nada, que eso era la jueza, pero que ya estaba todo listo. Han pasado ya 10 días y mi marido sigue metido en una nevera”, continúa relatando a este medio.

En medio del dolor tan inmenso que supone el fallecimiento de un ser querido, esta jerezana admite que tanto ella como la madre de su marido, se encuentran “destrozadas” por no poder darle una despedida y ver como “personas que mueren por Covid-19 son enterradas al día siguiente”.

De esta manera, la mujer del fallecido clama ante una llamada que cambie su situación y tanto su ella como su familia puedan darle una despedida a su marido.