La cosecha de la fruta de hueso empieza sin precios ni contratos en el campo

Desde el COAG denuncia dichas medidas antes de comenzar y aseguran que las medidas de seguridad por el coronavirus elevarán más de un 30% los costes

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) ha mostrado su «gran preocupación» por el inicio de la campaña de fruta de hueso, donde ha denunciado que ha empezado sin precios ni contratos en el campo, según ha informado en un comunicado.

En concreto, la organización agraria ha recordado que la Ley de mejora de la Cadena Alimentaria obliga a que, en cualquier transacción comercial, exista un contrato escrito de compraventa en el que se detalle un precio que remunere a los agricultores por encima de los costes de producción, tal y como se aprobó tras la reciente reforma de dicha ley en el contexto de las manifestaciones y tractoradas de febrero y marzo.

De esta forma, en zonas tempranas de Murcia la cosecha ya ha empezado, donde la recogida del albaricoque avanza a buen ritmo, mientras que para melocotón y nectarina se acelerará la recogida en diez días.

En Aragón, tras cierto retraso por las lluvias de los últimos días, se empezarán a recoger las primeras cerezas durante esta semana. Sin embargo, los fruticultores observan cómo no se están planteando contratos y, en los casos en los que se proponen, no hay precios o éstos no cubren los costes de producción.

«Esta situación es inexplicable. Se espera alrededor de un 15% menos de producción que el año pasado y, sin embargo, los compradores están apretando para no ofrecer unos precios acordes a la relación entre oferta y demanda. Un nuevo año, buscan exprimirnos al máximo», ha lamentado la responsable del sector en COAG Murcia, Esperanza Ramírez.

Ramírez ha subrayado que la Administración «debe inspeccionar y tomar cartas en el asunto, comprobar que se cumple la normativa y que se paga un precio justo».

De esta forma, los servicios técnicos de COAG ya están recopilando información de fruticultores sobre incumplimientos de la Ley de Cadena para presentar varias denuncias ante la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA).

Por otro lado, la organización agraria ha advertido de que en la presente campaña se unen todos los condicionantes por la pandemia del coronavirus que han provocado el aumento de los costes de manipulación, que se estiman por encima del 30%.

La producción también se verá contenida porque los agricultores han realizado importantes labores de aclareo en los árboles para que la recolección pueda realizarse en una única pasada con calibres igualados.

«Hemos intentado que se minimicen los problemas de disponibilidad de mano de obra tanto en campo, donde seguimos teniendo serias dificultades especialmente para trasladar al personal a las fincas, como en las centrales de manipulado. Con este fuerte aclareo no solo mejoramos la calidad y reducimos el volumen, sino que reducimos el trabajo de selección y calibrado de los frutos, algo que es muy importante en este momento de limitación de mano de obra en nuestras cooperativas y centrales de manipulado», ha señalado Ramírez.

De esta forma, COAG pide que la distribución comercial, los supermercados y tiendas «sean sensibles y abran sus lineales a la fruta española que ya está disponible».

Además, para solventar determinados picos de producción y evitar problemas de aglomeración de producto en almacenes es especialmente útil este año la gestión de crisis en campo, la cosecha en verde y la no cosecha, de manera que el producto se destruya en las explotaciones de los fruticultores y no sature las centrales de manipulado.