José María Cano cede al Papa todos los derechos de su ‘Padrenuestro’

“Se nos está pidiendo prudencia para lavarnos las manos pero no se nos pide rezar”

Siempre ha sido definido como un ser de lejanías, en el mejor sentido del término. Un artista excepcional. Un creador incombustible. Un artífice al margen de lo cotidiano. José María Cano sorprende a propios y extraños. Con decisiones y enfoques por nadie imaginables. Es la envergadura de su posicionamiento en la vida. Posee el don del criterio propio.

Un criterio personal y sólido que vuelve a demostrarse en estos tiempos de pandemia. El ex integrante del mítico grupo Mecano ya había confirmado su participación en la próxima edición de ‘Diálogos de la Catedral’. ¿De que se trata? Pues de unos coloquios que ofrecen las catedrales para armonizar puntos de encuentro en torno al más interesante debate sobre temas relacionados con la espiritualidad.

Con la espiritualidad, eso sí, en el mundo de hoy día. En el mundo de este siglo XXI. En el mundo en el que nos ha tocado en suertes vivir. Coloquios abiertos en el que participan teólogos, artistas, religiosos y cualquier persona de a pie que quiere aportar la riqueza de su opinión.

El coloquio que contaba con la participación de Cano se iba a celebrar en la capilla de Santa Tecla, en la catedral de Burgos. El decreto del Gobierno del 13 de marzo ante la crisis del coronavirus paralizó la vida cotidiana y prohibió participar en actos públicos, como bien es sabido. Todo se paralizó en este sentido. La convocatoria quedó pospuesta sine die.

Con todo y con eso, José María Cano no se ha quedado de brazos cruzados. Ha optado por aportar su filosofía de vida reeditando un vídeo con una de sus obras. ¿De qué obra se trata? Pues nada más y nada menos que el Padrenuestro que Montserrat Caballé interpretó en el 2006 con motivo del Encuentro Mundial de las Familias, organizado en Valencia.

Sin pensárselo dos veces, el compositor se ha puesto en contacto con el Papa Francisco para exponer su proyecto, su idea, de rezar el Padrenuestro colectivo. A tal efecto ha cedido los derechos para su difusión y ha explicado que “en apenas cinco minutos podemos rezar dos veces esta oración y en estos días es importante que podamos hacerlo todos en casa. Lo único que deseo con este propuesta es que la gente pueda rezar con más intensidad en estos días”.

José María Cano ha subrayado que “se nos está pidiendo mucho que seamos prudentes, que nos pongamos mascarillas y nos lavemos las manos con frecuencia, pero pocos son los que nos invitan a rezar (…) “Hay que ser prudentes para que el virus no se expanda, pero no hay que ser prudentes para rezar”.