En busca de un gran pacto para «reconstruir» Granada tras la crisis sanitaria

Diputación de Granada va a promover un gran pacto económico y social para afrontar las consecuencias en los distintos ámbitos de la pandemia del coronavirus

La Diputación de Granada va a promover un gran pacto económico y social para afrontar las consecuencias en los distintos ámbitos de la pandemia del coronavirus, de modo que desde las distintas administraciones, agentes sociales y económicos se sumen recursos y esfuerzos en un plan que, una vez superada la crisis sanitaria, permita afrontar los daños sociales y «reactivar la economía» de la provincia.

En rueda de prensa por videoconferencia, el presidente de la Diputación, José Entrena, ha reivindicado el papel de las diputaciones en su labor de apoyo a los municipios para paliar los graves daños de esta crisis sanitaria y aunque ha recalcado que la prioridad ahora es superarla, ha apostado por «preparar la maquinaria» para afrontar la recuperación de la provincia en cuanto sea posible.

Para ello ha anunciado la puesta en marcha de una ronda de reuniones sectoriales, vía telemática, con agentes sociales y económicos, asociaciones y colectivos representativos de la provincia con el objetivo de recoger sus inquietudes y sus propuestas. Se trata, según ha precisado, de poner en marcha un plan para reactivar la economía que complemente y refuerce las medidas extraordinarias que se prevén de la Administración Central y de la Junta de Andalucía.

La primera de estas reuniones, por vía telemática, tendrá lugar este sábado con las organizaciones económicas y sindicatos. A partir de ahí, se realizarán encuentros sectoriales –en total serán al menos diez– con el sector agroalimentario, cultural, organizaciones de voluntariado y benéficas (Banco de Alimentos, Cruz Roja, Calor y Café, Granada Acoge), sector turístico, construcción e industria, comercio, nuevas tecnologías y salud, grupos de desarrollo, asociaciones inclusivas, y colectivos feministas.

En paralelo, también se iniciará una ronda de reuniones comarcales con los alcaldes; la primera este sábado con los representantes municipales de la Costa.

El objetivo es recoger las necesidades, prioridades y propuestas de los municipios para reorganizar el programa económico y de inversión de la Diputación una vez que concluya la crisis sanitaria. Al margen de este acuerdo, la Diputación demandará al Estado un Plan de Reactivación Económica para la provincia y a la Junta de Andalucía, un Plan de Empleo.

Ayudas durante la crisis

Durante su intervención, Entrena también ha hecho balance de las medidas que ha tomado la Diputación desde que comenzó la crisis sanitaria, como la puesta en marcha de un de Plan de Urgencia Social, dotado con más de un millón de euros, destinado a atender a personas y familias que están sufriendo dificultades, y la concesión de 311 ayudas a familias con dificultades de la provincia, con una inversión de 390.000 euros.

En relación a las políticas de ámbito social, el presidente ha enfatizado que la Diputación «está esperando» que la Junta de Andalucía transfiera 1,6 millones de euros procedentes de las Ayudas del Fondo Social Extraordinario, que ha recibido del Gobierno de España.

«Hasta la fecha, la Junta de Andalucía ha puesto cero euros para los programas de emergencia social y ayudas familiares, que son de gestión conjunta con la Diputación, y hemos tenido que afrontar todas las actuaciones de emergencia con recursos propios».

En este periodo también se han reforzado los servicios sociales comunitarios, así como la atención a usuarios y profesionales de los centros asistenciales. Junto a ello, a través de la empresa de Vivienda y Suelo de la Diputación, Visogsa, se ha ofrecido una moratoria en el pago del alquiler para alrededor de 600 inquilinos que residen en viviendas protegidas de municipios de la provincia.

Además, se han puesto en marcha medidas de carácter económico como el anticipo de 16,5 millones a los municipios, la suspensión del cobro de impuestos en 160 municipios y la paralización de los embargos.

Por otra parte, la diputación está la espera de recibir 300.000 mascarillas, adquiridas a distintos proveedores, destinadas a la ayuda a domicilio, a los centros asistenciales y al personal de servicios esenciales que dependen de la institución provincial.