¿Cuándo podrán volver a salir las personas mayores a la calle?

El pasado domingo 19 de abril, Fernando Simón admitió que se podría alargar su confinamiento hasta verano

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, ha explicado este lunes 20 de abril que las personas de edad avanzada no tienen más facilidad a la hora de infectarse por coronavirus, pero sí se exponen a un riesgo «mucho mayor» en caso de enfermar por COVID-19.

El domingo, admitió que se estudia dejar confinados a las personas mayores hasta el verano. Hoy no ha concretado fecha.

Al ser preguntado sobre si la salida a la calle de personas mayores, con condiciones, queda descartada como mínimo durante la siguiente prórroga del estado de alarma, es decir, hasta el próximo 9 de mayo.

En este sentido, Simón ha explicado que las personas mayores «tienen una situación particular, al igual que otras personas de otros grupos vulnerables», como pueden ser aquellas que padecen problemas cardiorrespiratorios graves, diabetes u otras patologías de alto riesgo.

«Estas personas no es que tengan más riesgo de enfermar que los demás cuando salgan o hagan actividades que, progresivamente, se irán permitiendo, sino que en caso de que se infecten, en caso de que haya una transmisión hacia ellos del virus, su riesgo de tener una enfermedad grave y complicada es muchísimo mayor», ha argumentado.

Por este motivo, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad ha apuntado que no es que las personas de edad avanzada «se puedan infectar más fácilmente» que el resto.

«Es que tenemos que protegerles porque si se infectaran, aunque con la misma probabilidad que los demás, el riesgo al que se exponen en mucho mayor», ha subrayado.

Otras posturas

Desde las sociedades médicas de geriatría creen que esta medida pensada para protegerles, también podría tener inconvenientes. Muchos están pasando la pandemia en soledad obligada.

En casa, en el hospital o en residencias, donde un porcentaje se ha contagiado por la falta de equipos de protección de sus cuidadores.

Los mayores son la población más vulnerable ante el virus, el 80 por ciento de los fallecidos tiene más de setenta años. Para protegerlos, el gobierno central estudia que sean los últimos en salir a la calle tras el confinamiento. Pero los expertos no lo ven tan claro.

Desde la sociedad andaluza de geriatría se inclinan por una solución intermedia: que se les permita salir un tiempo al día con instrucciones claras sobre las medidas de protección a tomar.

En su memoria, una guerra civil, una dura posguerra y una crisis económica reciente, entre otras dificultades. Ahora, la pandemia les condena quizá a lo más duro: el riesgo a enfermar o morir en soledad.