Mazuelos: «Deseo que animéis a todos a permanecer en los hogares»

Rectifica “la extensión indiscriminada” de sus autorizaciones para ir a misa

El obispo de Jerez, monseñor José Mazuelos Pérez, ha tenido que salir al paso de la controversia que ha creado la expedición sin control y de libre cumplimentación de sus autorizaciones para acudir a misa. Una iniciativa que ha sido masivamente criticada por redes sociales a tenor de las vigentes disposiciones de las autoridades sanitarias.

El estado de alarma que exige a todos los ciudadanos quedarse en casa incluso fue anticipadamente respetado por las Hermandades de la ciudad al suspender todos sus cultos cuaresmales. Monseñor Mazuelos, a tenor de la reacción adversa, ha emitido un segundo comunicado a los sacerdotes y un tercero a los fieles de cuyos contenidos entrecomillamos lo siguiente:

“El fin de ese certificado ha sido únicamente evitar que fueran multados algunas personas concretas, de ese pequeño grupo de fieles que estaba asistiendo a la eucaristía o aquellos que acuden a la Adoración”.
“Quiero, por tanto, reiterar con estas letras que no quiero que se extiendan estos certificados indiscriminadamente a nuestros feligreses y deseo que animéis a todos a permanecer en sus hogares en estos tiempos difíciles en los que hemos de ser los primeros en cumplir la normativa vigente”.

“Considero que la Iglesia debe seguir actuando como un “Hospital Espiritual de Urgencias” para poder atender a las personas que necesiten alguna atención espiritual y sacramental. Las puertas abiertas de nuestros templos quieren ser un signo de que Dios y la Iglesia están presentes en medio del pueblo que sufre y pasa por malos momentos”.

“La Iglesia quiere ser el refugio de los que tienen el alma rota, consuelo para los enfermos y desvalidos, bálsamo para los que necesitan perdón y refugio de los más pobres y necesitados que siguen recibiendo la ayuda de Cáritas”.

“Desde aquí os pido responsabilidad y fortaleza para que permanezcáis en vuestras casas y que sigáis las indicaciones que las autoridades sanitarias nos están dando. Aprovechad este tiempo, para que cada hogar cristiano se convierta en “Iglesia doméstica” donde oréis, leáis la Palabra de Dios y recuperéis costumbres maravillosas que el mundo ajetreado actual nos ha robado: el rosario, el ángelus, la oración de la mañana y no olvidaros la oración maravillosa a la Virgen que el Papa nos ha regalado”.

“Usad la radio, la televisión, las plataformas digitales, que aunque no podrán nunca sustituir la riqueza del encuentro personal con el Señor, pueden ser medios que nos ayuden a sostener nuestra fe. Os pido que seáis generosos con todas las personas que lo necesiten y que estéis disponibles para ayudar a quienes estén pasando alguna necesidad en estos momentos. Quisiera que sólo acudierais a la Iglesia cuando tengáis una urgencia espiritual, mientras, quedaros en casa”.