Cuando el afán por la belleza se convierte en el peor terror posible

Juan Antonio Oliva convierte a la cultura de la eterna juventud en una pesadilla de crítica social, gore y manga

Todo vale con tal de lograr el don de la eterna juventud. Y, de paso, ser los más hermosos del lugar. En un mundo donde se han cruzado todas las fronteras morales (y algunas de las científicas) con tal de satisfacer a la Diosa Belleza, muy pronto van a descubrir que todo sueño tiene su reverso en forma de pesadilla. Que cuando se pacta con el Diablo solo es cuestión de tiempo que el Infierno llame a tu puerta.

‘Neopiel’ es una fábula distópica y es también la nueva novela de Juan Antonio Oliva (Sevilla, 1976). Afincado en Cataluña desde muy pequeño, siempre ha sido un amante de la ciencia ficción y de la fantasía, del terror y de todas las posibilidades de crítica social que puede esconder bajo la manga cualquiera de estos géneros. Porque, a veces, la realidad se comprende mejor cuando nos situamos al otro lado de la imaginación.

Desde el ‘Fausto’ de Goethe al ‘Soy Leyenda’ de Matheson, en ‘Neopiel’ se cruzan los géneros para que la acción avance y cada página traiga una nueva sorpresa en este mundo que ha forzado los límites de la naturaleza con tal de satisfacer la vanidad del ser humano. Pero esta novela también es un homenaje al canon y muestra un respeto absoluto a las fuentes de las que bebe (y se alimenta, como corresponde a un buen vampiro).

Con ‘Neopiel’, Oliva consolida su papel como referente de la ciencia ficción peninsular tras haber cosechado en los últimos años diversos premios en distintas convocatorias de todo tipo.

‘Neopiel’ se enmarca en la Colección Verne, de la editorial gaditana Cazador, que vuelve a apostar por la Ciencia Ficción como uno de sus géneros preferidos.

Cazador está dirigida por Carmen Moreno y a finales de este 2019 celebró sus primeros cinco años de existencia. A lo largo de este lustro ha publicado casi 200 obras de todo tipo (novela, ensayo, cuentos, poesía…) y en géneros que van desde el terror a la fantasía, pasando por la intriga o la narrativa juvenil.

«Apostamos por los escritores que tienen algo que contar y lo hacen bien. Tendremos autores con un recorrido ya sólido e intentaremos dar una oportunidad a aquellos que tienen, según nuestro criterio, suficiente calidad para ser editados y publicados», asegura en su manifiesto fundacional.