Andalucía alcanza su máximo histórico de contratos para personas con discapacidad

Por provincias, Sevilla lideró en Andalucía el número de estos contratos, con 7.211, por delante de Málaga

Andalucía cerró el pasado año 2019 con 22.148 contratos a personas con discapacidad, «la mayor cifra de toda la serie histórica» en la comunidad autónoma, según la Fundación Adecco, que constata que también a nivel nacional el año pasado concluyó con la «cifra récord» en contratación de personas con discapacidad en toda España –un total de 117.818 contratos–, anotando con ello el séptimo año consecutivo de incremento en su empleo.

Por provincias, Sevilla lideró en Andalucía el número de estos contratos, con 7.211, por delante de Málaga (4.294), Cádiz (2.619) y Jaén (2.290). Por detrás de estas cuatro provincias se encontraban Córdoba (1.830), Granada (1.515), Almería (1.420) y Huelva, donde menos contratos a personas con discapacidad se contabilizaron en 2019, un total de 969.

En un comunicado, el director general de la Fundación Adecco, Francisco Mesonero, ha destacado que «continúa la tendencia alcista iniciada en 2012, con datos positivos que son reflejo de un mercado laboral más inclusivo, en el que se consolida la voluntad de las empresas, no sólo de cumplir con una ley, sino de generar entornos diversos como sinónimo de competitividad».

Asimismo, ha añadido que «se trata sin duda de una cifra a celebrar, que aleja a las personas con discapacidad de estigmas tan arraigados como la inactividad y la dependencia», si bien ha apostillado que «ha llegado el momento de dar un paso más» y «tomar más en serio el concepto de ‘Diversidad e Inclusión’ como aliado para la sostenibilidad y para reducir la desigualdad social».

Para ello, según la Fundación Adecco, «las compañías han de empezar a dotar de cierta coherencia, precisión y practicidad a un concepto abstracto que se ha tratado desde la intangibilidad, incorporando a la agenda empresarial ítems clave como la unicidad, igualdad, equidad o sentido de pertenencia».

De igual modo, desde esta fundación advierten de que, «a pesar del avance en la contratación, la modalidad predominante de contratación es el Centro Especial de Empleo, es decir, entornos protegidos formados por un 70% de trabajadores con discapacidad, como mínimo, y diseñados específicamente para las personas con discapacidad».

Desde la fundación explican que, aunque «la legislación establece que los Centros Especiales de Empleo han de constituir, siempre que sea posible, un trampolín hacia la empresa ordinaria, aquella en la que la persona con discapacidad desempeña un puesto de trabajo en un entorno convencional en el que aportan su talento y competencias como cualquier otro profesional, a día de hoy, esta modalidad se está convirtiendo en un fin, en lugar de constituir un medio».

De hecho, en Andalucía «un 76% de los contratos firmados por personas con discapacidad en 2019 –16.763 de los citados 22.148– tuvieron lugar en el ámbito protegido», según la Fundación Adecco, para cuyo director general, «las cifras reflejan que los CEE, un sistema de protección necesario y transitorio, constituyen en la práctica en una medida finalista».

Francisco Mesonero defiende que «es en la empresa ordinaria donde el concepto inclusión alcanza su plena coherencia, pasando la discapacidad a un segundo plano y prevaleciendo el talento y las competencias profesionales».