En la cabeza del Sevilla FC no entraba algo que no fuese sumar los tres puntos ante el Real Valladolid, pero una auténtica obra de arte de Raúl Carnero equilibró la balanza, desequilibrada por el gol de Ocampos, en los últimos minutos de partido. Con este empate, el Sevilla afrontará sin colchón sus próximos duelos ligueros ante Valencia, Villarreal y Betis, donde fallar ya no estará permitido.

El Sevilla tenía ante sí la oportunidad de seguir encadenando triunfos que lo afianzasen en las partes privilegiadas de la clasificación. En una liga donde nadie regala nada, y donde las cosas están más igualadas que nunca, no fallar en este tipo de encuentros resulta imprescindible para no perder fuelle.

Mucho se estaba comentando en la previa sobre la vuelta de Jesús Navas al equipo. El de los Palacios ha tenido en vilo a Lopetegui hasta última hora, pero finalmente, su presencia en el once inicial daba un aliciente más al Sevilla para no perder comba ante los trascendentales encuentros que están por venir ante Valencia, Villarreal y el derbi ante el Real Betis.

Ocampos revolucionó y puso por delante al Sevilla

Los primeros minutos de partido siguieron el guión marcado por el Sevilla. Con Rakitic y Óliver Torres como termómetro del juego, los de Lopetegui querían resquebrajar con paciencia la defensa pucelana. En una de esas, Rakitic consiguió dejar solo a Lucas Ocampos ante Masip. El argentino, que goza de una calidad extraordinaria, intentó sorprender con una vaselina al más puro estilo Raúl, pero la genialidad se estampó contra el larguero.

El Valladolid se salvaba a la primera, y no tardó en replicar tras una pérdida de balón de Fernando en el centro del campo. Los de Sergio González salieron en tromba pero el remate final de Weismann se marchó por encima del larguero.

El Sevilla poco a poco empezaba a carburar. Con Ocampos enchufado, pidiéndola todas, y participando en todas las jugadas de peligro, no parecía que fuese a tardar mucho un gol que certificase esta superioridad de los de Nervión. Rakitic y el propio Ocampos lo intentaron desde fuera del área.

El gol se mascaba y una falta desde el costado derecho propició una mano de San Emeterio dentro del área por la que Gil Manzano no dudo en señalar penalti. Sin pensárselo dos veces, Ocampos asumió la responsabilidad y engañó a la perfección a Masip para poner el 1-0 en el Sánchez Pizjuán.

Sevilla FC Real Valladolid gol de Ocampos
Lucas Ocampos celebrando su gol en el Sevilla FC-Real Valladolid

Con la primera parte del plan cumplida, el Sevilla aguantó las acometidas del Valladolid hasta el final del primer tiempo, que fruto de la necesidad gozó de sus mejores minutos, obligando al Sevilla a replegarse durante gran parte del tramo final.

El Real Valladolid terminó dando la sorpresa

El Sevilla entró frío, como la noche en el Sánchez Pizjuán. La gélida noche que caía en Sevilla congeló las intenciones de los de Lopetegui en la segunda parte, que muy pronto tuvieron que entrar en calor por el palo de Marcos André. El taconazo estrellado en el palo del delantero a punto estuvo de trastabillar muy pronto los planes locales.

Lopetegui veía como el Valladolid estaba imprimiendo una marcha más en el encuentro. Los duelos en el centro del campo eran todos para los pucelanos, por lo que decidió retirar a Óliver Torres y dar entrada a Joan Jordán para aportar algo más de consistencia a la medular.

En mitad del diluvio que caía sobre el Sánchez Pizjuán, el Sevilla FC continuó en su incesante labor por dar por cerrado el partido. Desde los costados, Jesús Navas y Lucas Ocampos, eran los que más peligro estaban generando para lograr aumentar esta ventaja. La presencia del capitán se hace imprescindible en el equipo de Lopetegui, pues por el pasan la gran mayoría de ocasiones de los rojiblancos.

La polémica del partido vendría a falta de 15 minutos. A la salida de un córner, el Valladolid reclamó una posible mano de Luuk de Jong dentro del área. Pese a la revisión del VAR, Gil Manzano no quiso siquiera ir a revisarlo, quedando en el aire una jugada que seguro que dará que hablar a lo largo de la semana.

El gol de la jornada le vale un punto al Valladolid 

Al Sevilla FC le tocaba ponerse en un partido más el mono de trabajo. Si el gol de la tranquilidad no llegaba, la única solución era apretar los dietes e impedir la sorpresa pucelana. Con toda la carne en el asador, los de Sergio González sometieron al Sevilla en los últimos minutos, y tanto trabajo al final dio sus frutos.

Rakitic durante el Sevilla FC-Real Valladolid
Rakitic durante el Sevilla FC-Real Valladolid

Contra todo pronóstico, el Valladolid logró el gol que tanto estaba buscando. En el minuto 86, a la salida de un córner, Raúl Carnero marcó uno de los mejores goles de la jornada. El defensor empalmó una soberbia volea que terminó en la escuadra de la portería de Bono.

El gol cayó como agua congelada en un Sevilla FC que no daba crédito a como se le habían escapado dos puntos que ya tenía hechos. Con el pitido final, los de Nervión se dejaron dos puntos vitales antes de hacer frente a su particular ‘tourmalet’ en 15 días, donde se enfrentarán al Valencia, recibirán al Villarreal y al Real Betis en ‘El Gran Derbi’.