Un grupo de ladrones ha perpetrado un robo en la conocida iglesia de San Agustín, situada en la localidad almeriense de El Ejido. Los responsables provocaron destrozos en el mobiliario y las imágenes sagradas del templo, causando daños por un valor superior a los 3.000 euros. Además, consiguieron hacerse con varias pertenencias.

La Guardia Civil ha abierto una investigación tras la denuncia presentada por la parroquia durante la jornada del miércoles 18 de noviembre; poco después de que se descubrieran los daños ocasionados tanto en la iglesia como en la sacristía.

Según los primeros indicios, el acceso habría sido forzado con una piedra de grandes dimensiones. Los autores del robo habrían accedido hasta el despacho del párroco, que fue desvalijado, así como a otras dependencias. Sin embargo, el sagrario no ha llegado a ser profanado, han confirmado a Europa Press fuentes de la Diócesis.

Sustraen unas coronas en la iglesia

En este sentido, y a pesar de los múltiples destrozos ocasionados, desde la parroquia se han echado en falta unas coronas «muy sencillas, que pueden parecer de plata pero que no lo son, y que tienen un valor más bien sentimental».

Desde el Obispado y la comunidad eclesiástica han lamentado «profundamente» los hechos que se han puesto en conocimiento de las autoridades. Al mismo tiempo, han hecho un llamamiento a la «sensatez» y a la «calma» entre los feligreses mientras que desde el templo se trabaja para reponer los daños sufridos.

Roban a menores a punta de navaja en Almería

Además, este miércoles 18 de noviembre se produjo un desagradable suceso en la provincia de Almería, donde un hombre supuestamente se dedicaba a robar a menores a punta de navaja en plena calle.

El susodicho ha ingresado en prisión provisional acusado de cometer ocho robos en Vícar (Almería). Todos los robos lo realizaron en la misma zona y en los que, según las denuncias, se llegaba a usar «extrema violencia e intimidación» sobre las víctimas, en la mayoría de los casos menores de edad.

Según ha indicado la Comadancia en una nota, el sospechoso había hecho uso de un cuchillo de grandes dimensiones para apoderarse de objetos personales, especialmente teléfonos móviles. Una de las víctimas afirmó que llegó ser lesionado con el arma.

A raíz de un dispositivo policial los agentes localizaron al supuesto autor de los hechos, quien se dio a la fuga tras arrojar al suelo el cuchillo con el que habría estado cometiendo los atracos. No obstante, consiguieron darle alcance y detenerle, pese a su «gran resistencia», momento en el que se le intervinieron varios teléfonos sustraídos.

Las autoridades devolvieron los terminales a sus propietarios. Todos ellos reconocieron la identidad del detenido. Las diligencias y el detenido quedaron a disposición de un juez de Almería, que ordenó el ingreso en prisión provisional.