La edición especial del Certamen de Patios de Córdoba ha finalizado con un balance de 190.517 visitas. La asistencia de público a los 51 recintos que han abierto sus puertas a los visitantes en estos once días ha sido ‘muy positiva’.

La teniente de alcalde delegada de Promoción, Marián Aguilar (PP), ha destacado que «el balance de esta edición tan especial de los Patios de Córdoba es muy positivo».

«Partíamos de una situación complicada y hemos sido todo un referente a nivel nacional de la culminación de un trabajo coordinado. El trabajo ha dado sus frutos y ha tenido un impacto positivo en la reactivación de nuestra economía local. Todas las visitas han sido siempre bajo las normas de prevención y seguridad que han dado como resultado una experiencia de turismo seguro», ha resaltado.

La edil ha reconocido la importancia de este trabajo en equipo. Ha destacado la labor y el trabajo de cuidadores, Policía Local y personal de las delegaciones de Promoción, así como de Cruz Roja. «Todos ellos han velado en todo momento por el cumplimiento de las medidas de prevención y seguridad para todos los visitantes y los responsables de los patios en esta edición tan especial».

Los patios, una tradición de siglos

Los Patios de Córdoba hacen referencia al afán de los vecinos de una casa por mantener una tradición que data de 1918, viene de mucho más atrás. Con el tiempo, esto se popularizó debido a la demanda de vivienda, llegando a lo que conocemos en la actualidad como casas de vecinos.

El patio propiamente dicho es uno de los elementos más tradicionales de la arquitectura de la zona mediterránea y con el paso de las culturas en Córdoba, este se ha ido enriqueciendo.

La cultura árabe también transforma los patios de las casas en lugares de encuentro social, por lo que el cuidado del detalle. Se convierte, por tanto, en algo esencial en una cultura que prestaba tanta atención a las pequeñas cosas.

A la llegada de la cristiandad a Córdoba, se importan aspectos de la cultura que reinaba al norte, los edificios de dos plantas. Con el tiempo, esto se popularizó debido a la demanda de vivienda, llegando a lo que conocemos en la actualidad como casas de vecinos.