Agentes de la Compañía de la Guardia Civil de Marbella (Málaga), en el marco de la operación ‘Adams’, desarticulan una organización criminal dedicada al contrabando de tabaco procedente de Gibraltar. Se ha detenido a 29 personas y se han intervenido 75.419 cajetillas de tabaco que carecían de las preceptivas precintas fiscales.

La investigación se inició el pasado año cuando los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de un grupo organizado. Presuntamente se dedicaba al introducir ilegalmente en España tabaco desde Gibraltar. La red supuestamente transportaba grandes cantidades de tabaco. Todo en pequeñas embarcaciones desde Gibraltar hasta la Línea de la Concepción (Cádiz). Allí era almacenada con grandes medidas de seguridad para evitar ser detectados.

Desplazamientos

Otros miembros del grupo se desplazaban diariamente hasta dicha localidad para adquirir el tabaco de contrabando. Luego era distribuido a pequeños comercios y kioscos ubicados principalmente en Málaga capital. Aunque también era distribuido en otras ciudades de Andalucía para su venta final al público.

Así, se han practicado ocho registros en la Línea de la Concepción y Málaga, donde han sido intervenidas 75.419 cajetillas de tabaco, 9.530 euros, 8.295 libras esterlinas en efectivo, seis vehículos y cinco teléfonos móviles. La investigación ha sido llevada a cabo por efectivos de la Comandancia de Málaga y Algeciras (Cádiz).

Otras actuaciones similares

Hay que recordar que, recientemente, la Guardia Civil ha detenido en Andalucía a 12 personas por vender y distribuir tabaco ilegal en España y Portugal. La operación ha concluido con la desarticulación de este grupo delictivo que operaba en las provincias de Cádiz, Málaga, Sevilla, Córdoba y Granada.

Tras los registros practicados en estas provincias, se intervenían 34.800 kilos de tabaco picado y más de 26.000 cajetillas de tabaco. Todo ello de contrabando y valorado en más de 600.000 euros.

La investigación se inició en 2019 a raíz de la incautación de 700 kilos de tabaco picado de contrabando a ciudadanos portugueses en la Sierra de Cádiz. A partir de aquí, La Guardia Civil verificó que la organización investigada tenía ramificaciones en más provincias.

Los investigadores descubrieron el negocio ilícito en el envío a diferentes localidades de España y Portugal, de tabaco picado y de cajetillas de tabaco de varias marcas comerciales. Éstas últimas eran introducidas de forma ilegal en nuestro país desde Gibraltar.

Un entramado de grandes proporciones

Para la realización de los envíos, la organización se valía de diferentes naves industriales que se utilizaban como centros logísticos donde se acumulaba la mercancía. Desde ahí, terminaban de preparar las labores del tabaco para realizar los envíos. Al mismo tiempo, los contrabandistas captaban clientes a través de anuncios en plataformas ‘online’.

La capacidad operativa de la organización era tal, que los investigadores le atribuyen a uno de los detenidos, el envío de casi 15 toneladas de picadura de tabaco a Portugal en sólo en diez meses.

Por otro lado, en una nave en Sevilla, la Guardia Civil ha encontrado 600 kilos de picadura de tabaco y distintos enseres necesarios para su procesamiento.