Andalucía empieza la cuarta semana de octubre con una borrasca atlántica que dejará la mayor parte de lluvias el martes, miércoles y jueves. Afectará a toda la región, aunque con más incidencia en Huelva y menos en Almería, que «va por independiente».

Así lo ha reseñado en declaraciones a Europa Press el director del centro de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) de Málaga, José María Sánchez-Laulhé, quien ha señalado que incluso este lunes ya puede asomar esta borrasca en Huelva.

Será aquí donde más voluminosas serán las precipitaciones, ya que se esperan unos 80 litros por metro cuadrado en el conjunto de la semana, sobre todo en la sierra, frente a los 30 que se prevén en el valle del Guadalquivir o los diez de la provincia de Almería.

Bandas de nubes

Así pues, las lluvias vienen para quedarse mediante una serie de bandas de nubes que «no es que esté todo el tiempo lloviendo», en palabras de Laulhé, pero va a afectar a casi toda la semana, aunque no a la vez.

Los días más complicados serán el martes, cuando la Aemet prevé activar el aviso amarillo por lluvias y viento en Huelva y solo por viento en Córdoba y Sevilla; y el miércoles y jueves en el resto de Andalucía. En Almería la borrasca se va a notar el jueves con cantidades poco significativas.

Las temperaturas pueden incluso bordear los 30 grados centígrados este lunes y martes por la entrada de masas de aire del sur, pero luego descenderán por efecto de la nubosidad y la entrada de aire más fresco acompañando a la borrasca.

Episodios anteriores de lluvias

Hay que recordar que hace menos de un mes un total de trece comunidades autónomas estuvieron en riesgo por tormentas y precipitaciones localmente fuertes o persistentes; acompañadas de granizo y rachas fuertes de viento, en numerosas zonas del interior peninsular y del litoral andaluz.

En concreto, estuvieron en riesgo todas las provincias de Extremadura, Aragón y Castilla-La Mancha; así como Asturias, Madrid, Navarra, La Rioja. Y las provincias de Cádiz, Córdoba, Granada, Huelva, Jaén, Málaga, Sevilla, Ávila, Burgos, Palencia, Salamanca, Segovia, Soria, Valladolid, Barcelona, Lérida, Tarragona, A Coruña, Lugo, Pontevedra, Álava, Guipúzcoa y Valencia. León y Zamora también estuvieron en riesgo pero por lluvia.

En buena parte de la vertiente atlántica peninsular, Andalucía mediterránea y nordeste peninsular hubo cielos nubosos o cubiertos, con lluvias y chubascos generalizados; acompañados en algunos casos de tormenta. Y que localmente fueron fuertes o persistentes e ir acompañados de granizo, sobre todo en zonas montañosas.

En el oeste de Galicia y la vertiente cantábrica, intervalos nubosos con posibilidad de algunas precipitaciones, más débiles en general. Resultaron menos probables en el este de Cataluña, litoral sudeste y Baleares; zonas donde sólo hubo intervalos de nubes medias y altas. En Canarias, intervalos nubosos tendiendo a poco nuboso.