La mayor parte del sector hostelero y turístico de Lanjarón permanecerá cerrado durante esta semana ante el repunte de casos de coronavirus. Una medida «voluntaria» que los empresarios han acordado con el Ayuntamiento con un doble objetivo:  evitar posibles contagios locales y de proteger la marca ‘Destino Seguro’.

Junto a ello, el ayuntamiento ha decretado el cierre de las oficinas municipales tras el positivo de una trabajadora. Un hecho que mantendrá durante diez días en cuarentena a buena parte de la corporación, incluido el alcalde, Eric Escobedo. También se ha procedido al cierre de todos los edificios públicos y a la paralización del desarrollo de las distintas actividades municipales.

Lanjarón, un destino seguro

Lanjarón se convirtió el pasado julio en el primer municipio de España en conseguir este sello de ‘Destino Seguro’. Una garantía de prevención frente a la Covid-19 concedido por el Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE). «Hasta ahora el sector está libre de contagios, pero no quieren ver empañado el trabajo de todo este tiempo», según ha relatado Escobedo.

No obstante, el repunte de casos registrado en las últimas semanas en la provincia les ha llevado a acordar la clausura de los establecimientos. Si la evolución de la pandemia no mejora para entonces, estudiarán ampliar la medida.

A sabiendas de las dificultades que conlleva esta decisión, el sector entiende «como imprescindible hacer este ejercicio de responsabilidad a fin de salvaguardar la salud y la integridad de tods».

El Ayuntamiento impulsará un plan de ayudas para todos aquellos establecimientos del municipio de Lanjaron que hayan decidido cerrar sus puertas de forma voluntaria. A pesar del cierre temporal, todos mantendrán sus servicios de entrega de comida a domicilio.

En esta línea de prevención también se ha activado un plan de desinfección y limpieza exhaustiva que se desarrollará sobre todos los edificios municipales, incluido el consultorio médico.

Situación de Calahorra

Por su parte, La Calahorra sigue siendo el municipio de Granada con la tasa más alta de contagios por cada 100.000 habitantes. Actualmente, se sitúa en 3.417,5, según los datos disponibles.

En su último bando informativo, este pasado viernes, el alcalde de La Calahorra, Alejandro Ramírez, que llegó a pedir a los vecinos antes del puente del Pilar que salieran lo imprescindible tras un «foco relámpago» que disparó la tasa, ha incidido en que se cumplan «las recomendaciones de las autoridades civiles y sanitarias».

Con 673 habitantes, a los 13 positivos del pueblo que contabilizaba ese bando el viernes, está previsto que se sumen otros dos «provenientes de otro foco» tras un fin de semana «más tranquilo» en lo referente a visitas, ha explicado a Ramírez, que se ha mostrado confiado en que «la gente siga siendo precavida».

Con otras cinco altas médicas que espera se sumen a las ocho contabilizadas al final de la semana pasada, Ramírez ha señalado que cree que «no habrá necesidad de plantear nuevas medidas» por parte de la Junta.