El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil ha intervenido 60 kilos de merluza no apta para el consumo. El pescado se ha intervenido en una distribuidora situada en el polígono industrial de Guarromán (Jaén).

La intervención se ha llevado a cabo en el desarrollo del Plan Anual de Control Integral de Actividades Pesqueras (Paciap) durante una inspección llevada a cabo en el polígono industrial Guadiel. En ella han participado inspectores de Pesca de la Junta de Andalucía.

Ha sido en el interior de las instalaciones de una distribuidora de pescado, ubicada en el referido polígono industrial donde se localizaron 60 Kilogramos de merluza inmadura. El pescado carecía de cualquier etiquetado y trazabilidad con la que demostrar su origen lícito.

Una vez examinado por los inspectores, el pescado fue declarado no apto para el consumo humano. De este modo, se procedió a su destrucción posteriormente.