España fue con 48.000 defunciones el país de la Unión Europea que registró un mayor exceso de mortalidad entre marzo y junio de este año; en comparación con la media del mismo periodo en los cuatro años anteriores, según los datos publicados este lunes por la oficina de estadística comunitaria Eurostat.

En concreto, en España fallecieron 48.000 personas más que la cifra promedio entre 2016 y 2019 y encabeza así una lista en la que después se sitúan Italia (46.000) y Alemania y Países Bajos (alrededor de 10.000 cada país). Los otros 21 Estados miembros sobre los que hay datos aglutinan un exceso de mortalidad de 25.000 defunciones.

El análisis por regiones de Eurostat revela que el centro de España y el Norte de Italia fueron las zonas del bloque más afectadas por la pandemia de Covid-19. El incremento más acusado fue el registrado en la región italiana de Bergano; cuyo exceso de mortalidad se multiplicó casi por 9 a mediados de marzo. Seguido de la provincia de Segovia, con un aumento del 630% una semana después.

En el conjunto de la UE fallecieron entre marzo y junio 168.000 personas más que la media de los cuatro años anteriores durante el mismo periodo. El bloque europeo alcanzó el nivel más alto entre finales de marzo y principios de abril (semana 14 del año); momento en el que el exceso de mortalidad alcanzó los 36.000 decesos.

Después, desde el comienzo de mayo este dato se redujo por debajo de las 5.000 muertes semanales y a mediados de junio la cifra ya era inferior a los 2.200 fallecimientos.

Muertes inesperadas en Europa

Por otro lado, el 96% de las muertes inesperadas en la UE durante la primavera corresponden según Eurostat a personas de 70 años o más. Es decir, 161.000 fallecimientos del exceso de mortalidad global de 168.000 registrada entre marzo y junio.

Por último, en los 26 Estados miembros para los que hay datos disponibles se observó un mayor exceso de mortalidad entre los hombres que entre las mujeres en marzo y entre mayo y el comienzo junio. Por contra, fallecieron más mujeres que hombres entre abril y principios de mayo.

Andalucía, entre las regiones de Europa más sensibles económicamente ante el coronavirus

Las comunidades autónomas de Madrid, Cataluña, Valencia, Andalucía, Baleares y Castilla y León se encuentran entre las regiones de la Unión Europea más vulnerables al impacto económico de la Covid-19, al igual que la región de París en Francia, la mayor parte de Italia y zonas de Grecia y el Este del bloque, según se desprende del barómetro sobre los efectos de la pandemia que ha publicado este lunes el Comité Europeo de las Regiones (CdR).

El estudio demuestra que las regiones que han registrado un mayor número de contagios y fallecimientos por la enfermedad provocada por el virus SARS-CoV-2 «no son necesariamente los más golpeados económicamente», puesto que esto depende de una serie de factores adicionales.

«El Barómetro Local y Regional confirma hoy que la pandemia nos ha herido a todos. Muestra áreas que son particularmente vulnerables», ha resumido el presidente del Comité Europeo de las Regiones, Apostolos Tzitzikostas, en el debate sobre las conclusiones de este informe que ha tenido lugar en la sesión plenaria de la institución que ha comenzado este lunes.

En concreto, el estudio señala que el impacto económico de la pandemia en cada región depende potencialmente y en gran medida de la exposición y la sensibilidad de cada una a las medidas de confinamiento adoptadas.