El Juzgado de lo Penal nº 1 de Mérida ha condenado al torero Miguel Ángel Perera a pagar multa de más de 1,2 millones de euros por tres delitos contra la Hacienda Pública. Eludió el pago de las cantidades que le correspondían en las declaraciones de IRPF de los ejercicios 2008 y 2009; así como el IVA de este último año, según la sentencia.

Adoptada por conformidad expresa de las partes, en la sentencia resulta condenado a una pena de 22 meses privativa de libertad, cuya ejecución se suspende por un plazo de tres años. Todo condicionado que no cometa nuevos delitos durante ese tiempo, debido a que la pena de prisión es inferior a dos años y a que el diestro carece de antecedentes penales; iya que anteriormente nunca había sido condenado.

También se tiene en cuenta el hecho de que el encausado ha abonado ya la totalidad de las cantidades defraudadas (1.806.714,35 euros). Con los intereses de demora correspondientes a la Agencia Tributaria (783.653,27 euros).

Según la sentencia, las inspecciones de la Administración Tributaria determinaron que el torero, como administrador de la sociedad “Pertaurus” y a través de la misma, eludió el pago del IRPF de 2008 (649.758,14 euros) y 2009 (984.815,90 euros). Todo por no facturar ni contabilizar los ingresos recibidos por participar en una serie de corridas; deducir gastos que no son deducibles y no contabilizar gastos efectivos correlacionados con los ingresos obtenidos. Todo ello le ha llevado a ser condenado.

IVA sin facturar

Además, defraudó un total de 172.140,31 euros correspondientes al IVA en los cuatro trimestres del ejercicio 2019.

El torero también registró en el libro de facturas recibidas cuotas que no son fiscalmente deducibles, como gastos de manutención, estancia y viajes fuera de la temporada taurina, gastos personales como compra de calzado, ropa, vino, joyas, adquisición de un inmueble en Estepona, así como liberalidades, o donaciones consistentes en la entrega de entradas a titulo gratuito para corridas de toros a personas ajenas a la empresa o a promotores de las corridas.

Sobre Miguel Ángel Perera

Miguel Ángel Perera Díaz (Puebla del Prior, Badajoz, 27 de noviembre de 1983) es un torero español casado con Verónica Gutiérrez, tuvo 1 hijo en el año 2015. Debutó con picadores en San Sebastián el 23 de febrero de 2002.

En 2003 fue el ganador del famoso Ciclo de novilladas en Algemesí. Fue nombrado el mejor novillero de la temporada 2003. En su presentación en Las Ventas como novillero el 6 de junio de 2004 salió a hombros tras cortar tres orejas.

Tomó la alternativa en Badajoz el 23 de junio de 2004 de manos de El Juli, con Matías Tejela como testigo y con el toro «Miliciano», de Jandilla; la misma ganadería de la que era el toro «Soldador» con el que confirmó su alternativa en Madrid durante la corrida de la Prensa el 26 de mayo de 2005, en presencia de César Rincón y Matías Tejela.

Puerta grande

En sus primeros años como matador le vieron salir por la puerta grande plazas como las de Lima. Allí ganó el Escapulario de Oro durante la Feria del Señor de los Milagros de 2004, Murcía; donde indultó un toro el 15 de septiembre de 2005, Valencia, donde indultó otro toro el 18 de marzo de 2006, Badajoz, Gijón, Albacete o Nimes.

En La Maestranza de Sevilla cortó 2 orejas el 12 de octubre de 2006. Logró los mismos trofeos el 5 de abril de 2008. En una faena por la que fue galardonado con el Premio de la Real Maestranza de Sevilla a la mejor faena de la Feria de Abril.

Cortó dos orejas en Las Ventas el 6 de junio de 2008, que le sirvieron para abrir su puerta grande. El 3 de octubre de 2008 se encerró en la misma plaza con seis toros de diversas ganaderías. Tuvo dos cogidas, una en la bolsa testicular y otra en las ingles. Pero siguió con la faena hasta el quinto toro. Fue premiado con tres orejas, dando una muestra de honestidad y heroicidad que conmovió al público madrileño