La supervivencia en los casos de cáncer de mama en Andalucía ha aumentado 20 puntos en los últimos 25 años y actualmente se sitúa en un 85,6 por ciento, según los últimos datos del Registro de Cáncer de Andalucía; teniendo en cuenta que cada año se diagnostican en la comunidad autónoma andaluza alrededor de 4.900 nuevos casos de cáncer de mama, el tumor más frecuente en la mujer en todos los países occidentales.

Estos datos, junto con el de que más de un millón de mujeres de entre 50 y 69 años se han beneficiado del Programa de Detección Precoz de la Junta de Andalucía desde su puesta en marcha en 1995, se han dado a conocer en el acto de inauguración en Córdoba, por parte de la consejera de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, Catalina García, y la edil de Participación Ciudadana, Mayores y Solidaridad del Ayuntamiento de Córdoba, Eva Contador, de la exposición ‘Calvas y Bellas’, organizada en el marco del proyecto ‘¿En qué te puedo ayudar?’, de la Orden Hospitalaria San Juan de Dios y del Hospital Reina Sofía de Córdoba.

Esta muestra, impulsada por el oncólogo cordobés Juan de la Haba, nace para crear un espacio de encuentro, inspiración y ayuda para todas aquellas mujeres que están perdiendo o han perdido su cabello a consecuencia del tratamiento de quimioterapia contra el cáncer.

La Plaza de las Tendillas de Córdoba ha sido el escenario escogido para abrir una exposición fotográfica de gran formato, fruto del trabajo de fotógrafos profesionales y pacientes con cáncer de mama. Todos ellos han posado en sesiones fotográficas para reflejar sus vivencias emocionales sobre la enfermedad. A través de códigos QR, los visitantes de la exposición podrán visualizar las imágenes y conocer el proyecto, e incluso aportar sus propias imágenes.

Detección precoz del cáncer de mama

En este contexto y respecto al Programa de Detección Precoz del Cáncer de Mama, se ha recordado que el mismo cuenta con 62 unidades de Exploración Mamográfica. Entre ellas 19 son fijas, cinco son móviles y 38 se ubican en el ámbito hospitalario; a lo que se suma que el último año se ha impulsado la mejora de los dispositivos de diagnóstico incorporando mamógrafos de última generación.

Desde 1995 y hasta la actualidad, más de 1,4 millones de mujeres de entre 50 y 69 años han sido citadas por el mencionado Programa de Detección Precoz de Cáncer de Mama de la Consejería de Salud y Familias, que ha permitido detectar 15.026 casos de cáncer entre las mujeres citadas para realizarse una mamografía y que se incluyen en el grupo de edad de mayor riesgo de padecer esta enfermedad.

La detección temprana a través de la realización de mamografías permite mejorar el pronóstico de la enfermedad. Además, también permite aplicar a las mujeres afectadas tratamientos menos agresivos; gracias a un abordaje integral e individualizado de los equipos profesionales que tratan esta enfermedad.

En concreto actualmente más del 70 por ciento de las mujeres sometidas a una cirugía para extirpación del tumor ha podido conservar su mama. Mientras que cuando se inició el Programa de Detección Precoz solo se realizaba cirugía conservadora en el 20 por ciento de los casos.

Para aquellas mujeres que no han podido preservar su mama y que requieren una reconstrucción quirúrgica de su seno, la Consejería de Salud y Familias garantiza los plazos de respuesta quirúrgica para la reconstrucción mamaria tras un cáncer y que establece un plazo máximo de respuesta de 180 días.

Además, el sistema sanitario público andaluz está incorporando progresivamente también en sus centros la micropigmentación. Con esta técnica se consigue completar la total reconstrucción del pecho al redibujar la areola y el pezón perdidos a causa de un proceso oncológico. La aplicación de esta técnica supone un aumento de la autoestima y una mejora de la calidad de vida, ya que la mujer recupera su imagen corporal.

Consejo genético oncológico

Por otro lado, además del programa de cribado para la detección precoz del cáncer de mama, Andalucía ofrece consejo genético oncológico. Entre un cinco y un diez por ciento del total de los casos de cáncer diagnosticados cada año tiene naturaleza hereditaria. Cabe destacar que se presenta entre los 40 y los 50 años, una década antes de su aparición habitual.

En el consejo genético oncológico, del que se benefician 1.800 pacientes y 1.300 familiares cada año, se incluye asesoramiento genético tanto a pacientes como familiares, un test genético para determinar la presencia de mutaciones que pueden trasmitirse a la descendencia y que incrementan la susceptibilidad de padecer cáncer, y el establecimiento de medidas preventivas y terapéuticas para impedir la aparición del cáncer o para diagnosticarlo lo más precozmente posible.

Este programa se presta en las ocho provincias andaluzas, con consultas en once hospitales de la red pública; en concreto en los hospitales Virgen del Rocío, Virgen Macarena y Virgen del Valme, en Sevilla; Hospital Reina Sofía, en Córdoba; Hospital Virgen de la Nieves, en Granada; en el Hospital Virgen de la Victoria, en Málaga; en el Hospital de Torrecárdenas, en Almería; Complejo Hospitalario de Jaén; en el Hospital Juan Ramón Jiménez, en Huelva, y los hospitales Puerta del Mar y Jerez, en Cádiz.

Pruebas genómicas

La Consejería de Salud y Familias ofrece también, a través de plataformas genómicas, pruebas diagnósticas de biología molecular del cáncer de mama para identificar mejor a las pacientes que pueden someterse a quimioterapia, mejorar la precisión y respuesta al tratamiento. Estas pruebas estiman el riesgo de recurrencia de la enfermedad (alto o bajo riesgo) y predicen, con mayor precisión que los criterios clínicos, la respuesta a la terapia adyuvante.

De esta forma, se pueden clasificar a las pacientes en diferentes subtipos genéticos para determinar el tratamiento más adecuado de manera individualizada. La indicación de la prueba la realizan los profesionales de Oncología, tras haber informado a la paciente sobre el procedimiento y sus consecuencias.