Se espera que entre 200.000 y 300.000 trabajadores como mínimo sean despedidos entre el 1 de noviembre y el 31 de diciembre de 2020. Todo tras la decisión de no tener que cumplir el compromiso de empleo de 6 meses a los que estaban obligadas las empresas que se acogían a los expedientes de regulación de empleo (ERTE) por el Coronavirus.

Fernando Santiago, presidente del Consejo General de Colegios de Gestores Administrativos de España, señala que «prevemos que haya una gran cantidad de despidos en los próximos meses porque está empezando a decaer ese compromiso, abriéndose la veda del despido».

Santiago indica que esto se debe a que tras el vencimiento de la limitación jurídica en ciertos sectores dará lugar a estas cifras. También señala que a esta cifra se le sumarán otros 150.000 trabajadores más a través de autónomos. «Por cada dos autónomos que caen, se destruye un puesto de trabajo«.

Ante estos datos se preven que desaparezcan unos 300.000 negocios. Santiago señala que habría otro tramo de despido entre febrero y marzo. Esto sería cuando algunas empresas entren en concurso de acreedores. Y otro tercer tramo cuando las empresas que se acogieron al crédito ICO y tengan que comenzar a devolverlo.

Como señala, en estos indicadores faltan las secuelas de lo que supone económicamente las restricciones que se están llevando en algunos municipios por el coronavirus.

Muchos expertos creen que algunas empresas pasarán de ERTE a expedientes de extinción (ERE) si la situación del coronavirus continúa en nuestro país y continúa cayendo el turismo.

Prórroga de los ERTE

Hay que recordar que el Consejo de Ministros del Gobierno de España aprobaba un Real Decreto-Ley que prorroga hasta el 31 de enero de manera automática los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) por fuerza mayor para determinados sectores económicos. Aunque ha creado dos figuras, los ERTE de impedimento de la actividad y los ERTE de limitación de actividad, a las que podrán acogerse todas las empresas.

Son precisamente esos cambios lo que ha llevado a la CEOE a sumarse al acuerdo que alcanzaba el Gobierno de España con CCOO y UGT para extender los ERTE otros cuatro meses más.

Los ERTE de fuerza mayor con prórroga automática se limitarán a las empresas más afectadas por la pandemia cuya actividad se clasifique en alguno de los códigos de la Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE-09) previstos en la norma, se encuentran en su cadena de valor o cuyo negocio depende en su mayoría de estos sectores.

Exenciones de cuotas

Estos ERTE disfrutarán de exenciones de cuotas del 85% por cada mes del periodo octubre 2020-enero 2021; en el caso de que la empresa tuviera a 29 de febrero de este año menos de 50 trabajadores en plantilla. Y del 75% si contaba con más de 50 empleados, según ha explicado el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá.

En el caso de las nuevas modalidades de ERTE, a las que podrán acogerse empresas de cualquier sector, se distinguen dos tipos; los ERTE por impedimento de actividad como consecuencia de restricciones adoptadas por las autoridades (por ejemplo, las empresas de ocio nocturno). Y los ERTE de limitación de actividad, destinados a las empresas que vean alterada su actividad cuando una autoridad local; autonómica o estatal limite, por ejemplo, los aforos y los horarios.

Los ERTE por impedimento de actividad tendrán exenciones del 100% si la plantilla de la empresa era inferior a 50 trabajadores en febrero de este año. Y del 90% si esta cifra era superior.