Koffi, un niño de tres años, vuelve a Togo, su país de origen, tras llegar el pasado mes de noviembre a Málaga para ser intervenido en el Hospital de una cardiopatía y una hernia inguinal en el Hospital Materno Infantil de la capital.

El proceso se ha llevado a cabo gracias al programa ‘Viaje hacia la Vida’ de la Fundación Tierra de hombres, quien, a través de un comunicado, ha explicado que el pequeño regresa a casa con una maleta solidaria con mascarillas y material reunido por voluntarios y amigos de la fundación.

Su vuelta ha tenido que retrasarse cerca de diez meses –cuando la media está entre los tres y los cuatro–, debido a la situación derivada de la pandemia del Covid-19 y hasta que la situación sanitaria ha cambiado y se cumplían todas las medidas de seguridad e higiene establecidas por el Gobierno en el puente aéreo hasta su país de origen.

Larga espera

A pesar de ello, desde la fundación han asegurado que «la larga espera ha merecido la pena ya que podrá volver a estar con su seres queridos totalmente recuperado» y además, aprovechando su vuelta, la Fundación Tierra de hombres ha enviado una maleta a su delegación en Togo con mascarillas y material para contribuir en la lucha contra la pandemia.

En el año 2002 se estableció un acuerdo de colaboración entre el Servicio Andaluz de Salud (SAS) y la Fundación Tierra de hombres para intervenir en el Hospital Materno Infantil de Málaga a menores procedentes de países que no cuentan con recursos suficientes.

Estos menores se encuentran incluidos en el proyecto de cooperación internacional ‘Viaje hacia la Vida’, al amparo del acuerdo marco entre la Agencia Española de Cooperación y la Junta de Andalucía para el desarrollo de programas de cooperación internacional de 14 de diciembre de 1998.

Gracias al apoyo del Hospital Materno Infantil de Málaga y de su equipo durante los 18 años de vida del acuerdo, se han podido tratar más de 80 menores dentro de las especialidades de cardiopatía, traumatología, urología, maxilofacial y cirugía general.

Del mismo modo, la fundación ha hecho hincapié la labor de las familias de acogida, como la de Marisa y Daniel, que han abierto su casa y cuidado de Koffi durante los casi diez meses de estancia y de los voluntarios que atienden a los pequeños durante su hospitalización.

En España, más de 760 menores han podido recuperar su salud y están de vuelta con sus familias de origen, gracias a la colaboración de centros hospitalarios, equipos médicos, familias de acogida y voluntarios, así como el apoyo mediante donaciones de diversas entidades e instituciones.