Pillan a una organización criminal que operaba en Cádiz y Málaga. La Guardia Civil ha intervenido dinero en efectivo, joyas y vehículos, además de diversa documentación y material electrónico, tras realizar alrededor de una quincena de registros de vivienda en el marco del operativo puesto en marcha por supuesto blanqueo de capitales y presunta organización criminal en la provincia de Cádiz y puntos de la provincia de Málaga.

En concreto, según ha informado a Europa Press un portavoz de la Benemérita, en el marco de esta operación se han practicado ya 14 registros en viviendas de las localidades malagueñas de Marbella, Manilva y Mijas, así como en las gaditanas de San Roque y La Línea de la Concepción, si bien no se descarta que se realicen más, ya que el dispositivo sigue en marcha.

Número indeterminado detenciones

Más de 200 guardias civiles participan en esta operación iniciada sobre las 6,00 horas de la mañana de este sábado, en la que también se ha realizado un número aún por determinar de detenciones, entre las que figuran la del supuesto ‘cabecilla’ de la presunta organización criminal, en La Línea, según han explicado las mismas fuentes.

Hay que recordar que recientemente a Guardia Civil desarticulaba una organización dedicada al narcotráfico de hachís en las provincias de Málaga y Cádiz. Tras más de un año de investigaciones, la operación “Tortilla” ha culminado con la detención de 64 personas acusadas de tráfico de drogas, blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal.

Pertenecían al clan de “los Pinchos”, que operaba en las costas de Málaga y Cádiz, aunque el grueso de la organización se ubicaba en el Campo de Gibraltar. Allí, la Guardia Civil encontraba un varadero para las narcolanchas en uno de los registros practicados en Palmones (Cádiz). Seis de estas embarcaciones han sido incautadas, además de 16 vehículos.

Incautación de toneladas de hachís

Fruto de estos registros, también se ha incautado de ocho toneladas de hachís. La organización desmantelada introducía en nuestro país entre 3.000 y 6.000 kilos de esta droga al mes.

El primer alijo fue interceptado por los agentes en el paraje conocido como Catalaraje, en Estepona (Málaga). Fueron detenidos los seis primeros miembros de la organización yse logró incautar casi tres mil kilos de hachís.

Tras estos arrestos,los cabecillas cambiaron la manera de desembarcar la droga ante la presión de la Guardia Civil.

Realizaban los desembarcos en zonas de difícil acceso desde tierra; dividían la carga para evitar perderla en una solo acción policial.

En otra ocasión, el clan optó por realizar dos alijos simultáneos con dos embarcaciones rápidas. Además llegaron a cambiar las zona de desembarco y hacerlo a la misma vez en las provincias de Huelva, Cádiz y Málaga.

No les valió de nada, ya que los agentes se incautaron de ocho toneladas de hachís en cuatro operaciones.

Los investigadores han abortado también operaciones de blanqueo y reciclaje de capital procedente del narcotráfico.

Para ello, adquirían el material náutico necesario para realizar las actividades ilícitas a una empresa de uno de los componentes de la organización, los administradores eran sus propios padres.