Pablo Iglesias ha vuelto a hablar y de nuevo sus declaraciones se van a viralizar. En este caso por hacer referencia a la monarquía. El vicepresidente segundo del Gobierno y secretario general de Podemos, Pablo Iglesias; ha fijado como «tarea política fundamental» de Podemos para los «próximos tiempos» avanzar hacia la República. De hecho, el líder del partido morado habla de un «horizonte republicano».

«Hay que trabajar y construir alanzas para avanzar hacia un horizonte republicano, tiene que ser una tarea política fundamental de Podemos en los próximos tiempos», ha establecido Iglesias como hoja de ruta para su formación durante la apertura del Consejo Ciudadano Estatal de Podemos.

Pablo Iglesias ha subrayado que los republicanos deben ser capaces de entender el «momento histórico de crisis de la Monarquía y del modelo de estado que encarna». En consecuencia, cree que » tener valentía y audacia para poner sobre la mesa la necesidad de que España avance hacia el horizonte de una República». Con este cambio llegaría «la Jefatura del Estado».

En esta línea, ha apuntado que «cada vez menos gente en España entiende, especialmente la gente joven; que en pleno siglo XXI la ciudadanía no pueda elegir quien es su jefe de Estado«. Además, achaca que «este no tenga que responder ante la Justicia como cualquier ciudadano y no pueda ser apartado de su cargo si comete un delito».

Asimismo, Iglesias ha vinculado ese horizonte republicano para encauzar la crisis económica y territorial de España. Él la plantea como un proyecto que suponga fortalecer los derechos sociales, los servicios públicos; la igualdad de género, educación y cultura. Este cambio debe de ser «modernizador» y tiene que dejar atrás el modelo económico basado en «especulación inmobiliario, la exclusividad del turismo y la contratación pública del que la Monarquía fue un ineficaz promotor».

La Monarquía no representa nuevas oportunidades para Iglesias

Según Iglesias, la Monarquía ya no representa las nuevas oportunidades de negocio de sectores empresariales más dinámicos, sino que estos deben formar parte de un horizonte republicano que suponga modernización económica, mayor eficiencia y mayor capacidad competitiva en el marco europeo.

«Seguramente esta disociación entre intereses económicos de España y viejas estructuras revela el agotamiento del papel histórico que la Monarquía jugó en la patria», ha dicho.

Junto a lo económico, ha instado a lograr un horizonte republicano como «escenario de superación de la crisis territorial». De esta manera se establecería una organización «más federal; más confederal y construida sobre fraternidad y reconocimiento de la diversidad y plurinacionalidad de España«; frente al «modelo centralista encarnado por la Monarquía».

También ha reivindicado la Ley de Memoria Histórica que aunque «no es perfecta» al seguir quedando «asignaturas pendientes», sí contiene elementos no acometidos por ningún Gobierno «en 40 años». Además, Iglesias ha avanzado que se enriquecerá durante su tramitación parlamentaria con las aportaciones de otras formaciones y de las organizaciones de memoria histórica.

Los PGE «no les van a gustar» a la derecha

También ha tenido tiempo Pablo Iglesias para habar sobre los Presupuestos Generales del Estado de 2021. En este caso aboga por negociar con la mayoría parlamentaria que facilitó la investidura; frente al bloque de derechas cuyas políticas van «en la dirección contraria» a las nuevas cuentas públicas. Además, ha asegurado que a este sector «no les van a gustar».

En cuanto al proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2021, Iglesias ha afirmado que «muy pronto» será presentado por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y por él mismo. Eso sí, una vez culminen las negociaciones entre la ministra de Hacienda, María Jesús Montero; y el secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez, en materia fiscal.

No obstante, ha adelantado que incluirá proyectos «ambiciosos» de inversión en la línea del «sentido común de época» que marca el acuerdo europeo. De esta manera se apostará por el fortalecimiento de «lo público», y «avances importantes» en materia de justicia fiscal.

«Seguramente a quienes forman bloque de gobernabilidad con la extrema derecha no les va a gustar», ha afirmado Iglesias en alusión a PP y Cs, a quienes ha criticado por la «anomalía» que supone que conservadores y liberales pacten y gobiernen con la «extrema derecha» que a su juicio representa Vox que «Reivindica públicamente la dictadura y propone ilegalizar a millones de españoles de PNV, ERC, EH Bildu o Unidas Podemos».

No pactar con la derecha

Ante unos PGE que trazarán las «claves fundamentales de la dirección de Estado para los próximos años y décadas», Iglesias ha rechazado al bloque de derechas por gobernar con Vox y hacer políticas de «intereses de la élite corrupta y la destrucción de lo público», algo que va «En contra» de los PGE de 2020. «El ejemplo lo tiene todo el mundo, no hay más que ver lo que significa el gobierno del PP y Aguado en Madrid», ha añadido.

En su lugar, Pablo Iglesias ha vuelto a apostar por negociar los PGE con la mayoría que propició la investidura y el Gobierno de coalición, tras haberse mostrado dispuestos a ello, puesto que a pesar de que dicho proceso no será «fácil», considera que se ha demostrado «viable» para sacar adelante unas cuentas «sociales» y dar «sentido y estabilidad a los próximos años».