La ONG belga Corvia ha anunciado este miércoles que ha recibido la autorización para poder abrir el primer «buzón» para abandonar a recién nacidos de forma anónima.

Después de tres años de litigio con la justicia, la asociación ha sido autorizada para poder abrir este sistema en la ciudad de Bruselas. Este buzón permitirá a los padres que quieran renunciar a su hijo abandonarlo de forma anónima.

Este servicio estará disponible a partir del próximo mes de noviembre, según informa la portavoz de Corvia, Mathilde Pelsers. «Nos felicitamos, porque cada niño debería tener derecho a un futuro», declaraba la portavoz.

La medida, cuanto menos controvertida, debería de haberse instalado en 2017, sin embargo, el anterior alcalde de prohibió la orden el mismo día que iba a ser ejecutada. Por ello, la ONG inició un largo procedimiento con el Consejo de Estado para anular dicha decisión. La fundación aseguraba que este servicio «ofrecía una posibilidad a las madres de dejar a su hijo con seguridad».

No ha sido hasta este 19 de septiembre de 2020 cuando la prohibición ha quedado anulada, contando además, con el apoyo del alcalde de Evere, localidad donde se instalará el primer «buzón para bebés» de todo el país.

Los «buzones para bebés» también existen en Estados Unidos

Esta polémica iniciativa ya lleva unos años existiendo en Estados Unidos, donde hay hasta 13 buzones para depositar bebés no deseados. Los buzones están instalados desde 2019, en los estados de Indiana, Ohio y Arizona.

Este proyecto, impulsado por Mónica Kelsey en 2016, quiso aportar una alternativa a los llamados «refugios seguros» que ofrece el gobierno. La diferencia con el servicio del buzón de Bélgica, es que este exige la identificación de las madres que dejan sus hijos con ellos.

“Las personas que toman esa dura decisión suelen ser muy jóvenes y no quieren que nadie se entere de lo sucedido”, explicó Kelsey. “Frente a los sentimientos de vergüenza y de culpa que esto les genera, muchas eligen abandonar a sus bebés en las puertas de hospitales, comisarías o estaciones de bomberos”, remató.