Desarticulan una banda dedicada al robo de cobre de placas solares

La Guardia Civil se ha saldado, además, con ocho detenciones

La Guardia Civil ha desarticulado una organización criminal dedicada al robo en instalaciones fotovoltaicas en la provincia de Sevilla, en una operación que se ha saldado, además, con ocho detenciones, según informa en un comunicado.

Los agentes detectaron un aumento de robos con fuerza en el interior de este tipo de instalaciones y averiguaron que se producían en horas nocturnas y que los autores accedían con sus vehículos, a través de caminos o «vías rurales de difícil acceso», a lugares que, previamente, habían visitado para estudiar su ubicación y seguridad.

Una vez en el lugar, usaban herramientas de corte para romper del vallado principal y se dirigían a las arquetas, desde las que sustraían el cable de cobre que da servicio a las placas solares y lo cargaban en sus vehículos, normalmente tipo berlina, con capacidad suficiente para trasladar la carga.

Los cables los descargaban en descampados situados en las proximidades del barrio de Torreblanca, donde quemaban la funda exterior de los cables, «imposibilitando así averiguar la procedencia del mismo en caso de ser recuperado».

Tras diversos operativos, los especialistas de la Guardia Civil averiguaron la implicación de personas residentes en el barrio de Torreblanca, que formarían parte del grupo criminal, por lo que se establecieron seguimientos para identificar plenamente a los supuestos autores.

Algunos de los sospechosos identificados tienen múltiples antecedentes por delitos similares, uno de ellos actualmente cumple condena en prisión.

Daños al sector de un millón de euros

La Policía Local de Sevilla incautó el pasado día 3 de febrero, en el citado barrio, cuatro vehículos cargados con cable de cobre, «unos 3.000 kilogramos de cable aún sin pelar, que fue reconocido sin ningún género de dudas por los responsables de una planta fotovoltaica» que había sufrido un robo recientemente y habría sido cometido por los miembros de la organización investigada.

La Guardia Civil pudo comprobar que, efectivamente, los autores eran los integrantes del grupo sospechoso, que siempre había actuado con el mismo ‘modus operandi’.

De este modo, los agentes han completado su operativo, con la identificación y detención de los mismos.

Se trata de ocho varones, todos mayores de edad, supuestos integrantes de la organización criminal.

La banda había provocado daños al sector estimados en un millón de euros. Además, se han esclarecido 17 delitos de robo con fuerza en las cosas y pertenencia a organización criminal.

Asimismo, se han intervenido los cuatro vehículos empleados para el transporte del cable de cobre sustraído.

La operación está abierta en los juzgados de Sevilla y Lora del Río y no se descartan más detenciones.