Corea del Norte prohíbe tener perros como mascota

El líder norcoreano ha ordenado confiscar a todos los perros de la capital, ante el temor de sus dueños

Kim Jong-un no parará nunca de sorprendernos: En esta ocasión los afectados son los perros, el animal de compañía del ser humano por excelencia.

Después de estar desparecido durante meses y especularse con su muerte, el líder de Corea del Norte salió al paso de las especulaciones sobre su estado de salud y tras algunas breves apariciones públicas, confirmó que sigue al pie del cañón como líder de su país.

Su última medida no ha dejado indiferente a nadie, y es que el norcoreano ha ordenado confiscar a todos los perros de Pyongyang, la capital del país, alegando su favor que estas mascotas representan la ‘decadencia’ de occidente.

Como es lógico, los ciudadanos no están precisamente contentos con la medida, y temen que el líder vaya a confiscar a las mascotas con el objetivo de que acaben en la mesa de alguien.

El perro como animal de consumo

En Corea del Norte se tiene normalizado el consumo de carne de perro y dada la escasez de alimento que se está produciendo en el país podría ser el final de más de uno de los animales confiscados

La medida, que se implantó el pasado mes de julio, responde a la tendencia de ciudadanos de alto rango a poseer perros como mascota, algo que no verían demasiado bien las clases más bajas, y que se habría tachado de ‘burgués’.

 “La gente normal cría cerdos y pollos en sus porches, mientras que los oficiales de alto rango y la gente rica posee perros, lo que ha generado algo de resentimiento”, dicen las fuentes, “Así que las autoridades han identificado a los hogares con perros y están forzándoles a entregarlos o se están confiscando y los están matando”.

Los dueños de los canes están preocupados y lamentan la situación. Según la fuente, ‘maldicen a Kim Jong-un a sus espaldas’, pero nadie alzará la voz ante esta decisión tan ‘impopular’ como sin sentido.