Los rebrotes en España obligan a recular en la relajación de medidas de control

Galicia impone el uso de mascarillas en ‘todo momento’ y el País Vasco vuelve a limitar las visitas en residencias y cierra los centros de día

La obligatoriedad de llevar mascarilla en Galicia «en todo momento», salvo algunas excepciones, está en vigor desde las 00,00 horas de este domingo.

De acuerdo con la resolución publicada en el Diario Oficial de Galicia (DOG), las personas mayores de seis años de edad están obligadas a usar este elemento de protección en la vía pública y espacios al aire libre y también en espacios cerrados de uso público o que se encuentren abiertos al público, incluso en el caso de que se pueda garantizar la distancia de seguridad interpersonal de 1,5 metros.

Hasta el momento, si las personas se podían situar con esta separación, se podía prescindir de la mascarilla.

Desde ahora será obligatorio usarla en bares y restaurantes, en los que podrá retirarse solo en el momento específico del consumo y deberá volver a colocarse el resto del tiempo que se pase en estos establecimientos o en sus terrazas.

Entre las excepciones están esta y otras como el deporte al aire libre individual si se pueden mantener dos metros de distancia, los casos de personas con algún tipo de enfermedad respiratoria o que presenten alteraciones de conducta que hagan «inviable» llevarla puesta o en el momento del baño o mientras se esté en la playa o la piscina sin moverse. Para acceder a estos lugares y para desplazarse o pasear por ellos sí habrá que llevarla puesta.

Tampoco será necesario su uso dentro de un turismo si todos los que van a bordo conviven y cuando se den «supuestos de fuerza mayor», una «situación de necesidad» o si su uso resulta incompatible con la actividad que se esté realizando por su propia naturaleza.

La resolución de la Xunta incluye también la recomendación de que las personas que coincidan en espacios privados, como un domicilio particular, sean abiertos o cerrados, usen mascarilla «en el caso de reuniones o de posible confluencia de personas no convivientes», aunque se pueda garantizar la distancia de seguridad interpersonal.

Por otra parte, «queda expresamente prohibido» el consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública, parques y plazas u otros lugares de tránsito público, lo que se conoce como botellón.

El texto justifica que el uso generalizado de la mascarilla está demostrando ser «una de las medidas más eficaces» para prevenir la transmisión de la COVID-19, por lo que «resulta necesario reforzar su utilización» para evitar, «especialmente, que las personas asintomáticas que no conocen su condición de portadoras de la infección» contagien a otras.

La resolución recuerda que este elemento debe ir correctamente colocado y cubrir una parte del tabique nasal y hasta la barbilla, incluida. No podrá tener una válvula exhalatoria, salvo para el caso de profesionales para los que se recomiende este tipo de mascarilla.

El País Vasco también da un paso atrás

La consejera de Salud del Gobierno Vasco, Nekane Murga, ha anunciado que las salidas y visitas a las residencia de Euskadi volverán a limitarse y, además, se cerrarán los centros de día y udalekus (colonias de verano) como medidas preventivas ante la evolución de la pandemia.

En rueda de prensa para comunicar las novedades respecto a la evolución de la pandemia, la consejera ha destacado la adopción de «una serie de restricciones en centros sociosanitarios de Euskadi».

Por ello, tras contactar con las tres diputaciones forales, y «siguiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias», se pondrán en marcha una serie de medidas preventivas entre las que incluye las restricciones de las salidas en las residencias, «que sí podrán recibir visitas, aunque estarán limitadas» a una sola persona.

Asimismo, se cerrarán de forma temporal los centros de día. Además, junto con Eudel, se ha decidido el cierre de los udalekus (colonias de verano). Según ha puntualizado, Nekane Murga se trata de «medidas preventivas» y serán revisadas en los próximos días. «La situación es buena pero es una medida preventiva necesaria que hay que adoptar para evitar futuros contagios», ha incidido.

La consejera ha señalado que no se están detectando contagios dentro de los udalekus, por lo que ha felicitado a los que han organizado y han aplicado las medidas en las colonias, pero ha destacado que sí se han identificado positivos «en monitores, personas jóvenes en una franja de edad que en este momento no es lo ideal que mantengan contacto con muchos niños».

En cuanto a las colonias de carácter privado «valoraran cada una sus condiciones, pero hay que tener muy en claro la situación epidemiológica en la que nos encontramos y el perfil de monitor que se tenga».

Murga ha insistido en que se trata de una «medida preventiva y temporal de vigilancia». Según ha explicado, «hemos hecho una recomendación. No he sacado una orden o un cierre porque no podemos establecer una medida así cuando hay muchas en las que el problema no está en el funcionamiento de las colonias, pero creemos que en este momento hay que tener el máximo de precauciones».

La consejera ha subrayado la importancia de que todas las personas positivas y sus contactos estrechos «cumplan los aislamientos» en sus domicilios. También ha apuntado que, pese al aumento en el número de positivos registrado, la situación «se está controlando» con un equipo compuesto por 180 rastreadores y que, si es necesario, «van a ir en aumento». No obstante, ha reiterado que «el virus sigue activo y de lo que hagamos dependerá que seamos capaces de tenerlo bajo control».

Murga ha demandado a la población que cumpla «a rajatabla» las «medidas preventivas y también las específicas» y ha pedido «responsabilidad» en las reuniones de familiares y amigos «tanto en bares como en los domicilios». «Hay que respetar distancia de seguridad y usar la mascarilla correctamente y esto vale para todo el mundo, porque nadie goza de inmunidad. Máxima precaución, cautela y sentido común», ha reclamado Murga.

En cuanto a los positivos registrados, la consejera ha detallado que «tenemos zonas en las que estamos realizando cribados pero la realidad es que están bastante repartidos, aunque los focos de contagio están identificados».

«Hay ‘screenigs’ que nos aportan mayor porcentaje que otros. Hoy estamos analizando el de Zarautz y estamos viendo que el porcentaje es algo mayor», ha apuntado, al tiempo que ha señalado que «parece que ha habido celebraciones del 4 al 9 de julio» en Eibar y en Zarautz.

Situación de los focos

Preguntada por los otros focos que se habían detectado en Euskadi, ha asegurado que el Orio se considera «cerrado», mientras que en el de Ordizia «ha salido un contacto», pero era una persona que estaba en aislamiento por lo que «lo consideramos prácticamente cerrado».

En el caso de Tolosa, esta localidad guipuzcoana «tenía varios puntos de origen» y, según ha dicho, «ya estamos viendo un descenso en los nuevos casos», aunque no se da por cerrado. En la villa papelera «por ‘screening’ o casos nuevos se está reduciendo y va por buen camino».

Getaria, donde se ha identificado «un grupo muy concreto», a lo largo del viernes «ha salido algún caso muy aislado, con un contacto estrecho muy claro y el numero se está limitando mucho», por lo que Salud considera que «va bien».

Respecto al camping Talai Mendi de Zarautz, se identificaron 4 personas positivas, las cuales «están en aislamiento». El establecimiento se ha desinfectado y está de nuevo en funcionamiento. Murga ha precisado que «el ámbito de contagio no había sido el camping» ya que «parece tener más relación con las actividades que realizaban fuera» del mismo.

La zona de Zarautz que ha sido «realmente problemática, donde ha habido mayor aglomeración de jóvenes realizando festejos», en este momento se encuentra en «una fase muy activa de ‘screening’, de análisis y de identificación de contactos». Por su parte, en Eibar está identificada una fiesta de selectividad y se están haciendo PCRs a todos los que participado y «hay algún otro local», pero se están haciendo screening «para ver exactamente y definir».

También se ha referido al caso de Ermua, donde se había detectado casos en un campamento pero «todos los ‘screenings’ están dando negativos y estamos bastante satisfechos por como se está dando hasta este momento», aunque ha advertido de que «es algo que en ocasiones cambia rápido».

Del total de casos, cerca de un 50% de los 63 detectados este sábao en Gipuzkoa «son contactos, personas que estaban en aislamiento o que se les había identificado ya como personas que convivían o muy próximas a alguien positivo». «Nuestras perspectivas es que en las próximas 72 horas podamos indentificar casos y que estas cifras puedan mantenerse, pero nos estamos adelantando a la identificación», ha asegurado.

De este modo, ha destacado que Salud cuenta con una red de vigilancia «muy ágil, con mucha capacidad de tomar decisiones» y ha citado los ejemplos de cómo se han conseguido atajar los brotes de Txagorritxu, Basurto, Orio u Ordizia, y ha insistido en que la colaboración de la ciudadanía es «muy importante porque un brote de estos tiene muchas ramas».

Bizkaia

En cuanto a la situación de Bizkaia, se están «trabajando en definir las áreas y actividades de mayor riesgo». Murga ha apuntado que la edad de las personas infectadas es «un poco superior a la de las infectadas en Zarautz», aunque también algunas de las infectadas en territorio vizcaíno «han venido de los focos de Gipuzkoa».

«Hemos identificado que se han celebrado reuniones en Bizkaia de celebración la semana pasada que han provocado brotes no de tanta importancia y difusión, al haber sido más concretos y con personas próximas que están generando infecciones familiares y de ocio».

También se ha referido al ‘screening’ que se realizará este sábado a 250 niños y monitores de campamento en la costa vizcaína, que tendría su origen en un positivo de una monitora, y ha apuntado que este pasado viernes se realizó una intervención en un camping de Sopelana «y todo ha dado bien».