Córdoba aplaza un nuevo congreso

Tenía previsto celebrarse en Córdoba entre el 16 y el 18 de octubre próximo

La Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo ha decidido aplazar hasta el próximo año 2021 la tercera edición del Congreso Internacional de Prevención de Ahogamientos ‘#Ciprea2020’, que tenía previsto celebrarse en Córdoba entre el 16 y el 18 de octubre próximo.

Según ha indicado la federación en una nota, el interés en mantener la sede en la ciudad andaluza, donde las condiciones de distanciamiento social «impiden que disponga de instalaciones para albergar una cita de estas características y el garantizar la participación extranjera, cuando aún no hay garantías de que el Gobierno de España vaya a levantar la totalidad de las restricciones a la entrada de extranjeros», entre otras, han sido las bases de la decisión.

Así, el horizonte de la celebración del ‘#Ciprea2020’ se sitúa en el primer cuatrimestre de 2021, «una vez que se hayan despejado las incógnitas y limitaciones que hace ahora desaconsejable mantener la convocatoria para octubre», más aún cuando «iba camino de ser la más numerosa en participación tanto a nivel de asistencia como de expertos», desde que el Congreso Internacional de Prevención de Ahogamientos iniciase su andadura en Motril (Granada) en 2016.

Hasta el momento, expertos de 14 países habían comprometido su presencia a través de la presentación de comunicaciones en la edición de Córdoba. Este número supera ya en cuatro los países con presencia respecto a la convocatoria que tuvo lugar en 2018 en Benalmádena (Málaga), donde fueron diez, y, además, casi se dobla el número de comunicaciones admitidas, que para la sede cordobesa llegarán, además de España, de Argelia, Argentina, Australia, Bélgica, Costa Rica, Dinamarca, Francia, Guatemala, Italia, Nigeria, Noruega, Portugal y Túnez.

Algunos de ellos habían planteado a la organización la posibilidad de presentar su comunicación mediante vídeo o vídeo presencia, ante la dificultad que podrían encontrar para viajar a España en octubre, lo que «va contra el carácter de foro del congreso», algo que «unido a los problemas de aforo que la normativa legal impone en nuestro país», ha llevado a adoptar la decisión del aplazamiento.