Así sera la ‘nueva normalidad’ en Andalucía

El Ejecutivo andaluz regulará la vuelta al trabajo en la administración y, en el plano económico, tratará los aforos como el de las terrazas o los teatros

Este viernes 19 de junio se celebra un Consejo de Gobierno extraordinario que tratará las medidas a tomar en Andalucía tras el fin del estado de alarma. Algunas de las que se han tenido que cumplir en este tiempo van a continuar vigentes. Para evitar rebrotes habrá otras que serán de nuevo cumplimiento.

El Ejecutivo autonómico también regulará la vuelta al trabajo en la administración y, en el plano de la recuperación económica, tratará los aforos, que en el caso de las terrazas podrán ampliarlo al cien por cien a partir del lunes. Algunas de estas medidas las adelantó el presidente andaluz, Juanma Moreno, en la sesión de control del Parlamento andaluz.

Un Consejo extraordinario con tres grandes bloques: la vigencia de las normas aprobadas en el estado de alarma, la vuelta al trabajo presencial en la administración y las medidas sanitarias para evitar rebrotes. Este el principal objetivo, el otro, la recuperación económica y ahí jugarán un papel especial los nuevos aforos.

Bares y restaurantes llegarán hasta el 75 por ciento del aforo en el interior y el cien por cien en las terraza si bien las mesas no podrán estar ocupadas por más de 25 personas.

Los hoteles solo podrán utilizar el 50 por ciento del aforo en las zonas comunes y en los funerales, 30 personas podrán asistir en los espacios cerrados y 60 en los lugares abiertos.

Teatros, cines y auditorios llegarán al 65 por ciento y hasta 1.500 personas podrán asistir a conciertos al aire libre si se guardan las medidas de seguirdad.

Para evitar rebrotes, tras el estado de alarma, el Gobierno andaluz mantendrá en fase dos los primeros días. Tendrá las competencias y está dispuesto a confinar municipios o provincias enteras si fuese necesario.

El mayor riesgo se centra allá donde lleguen más turistas. Sanidad será la Consejería responsable del control de la evolución de la pandemia y la que tendrá que dar la voz de alarma en caso de detectar un rebrote. El Gobierno andaluz advierte de que no dudará en cerrar edificios, confinar ciudades e incluso provincias si fuese necesario.

La primera fase de la nueva normalidad quedará bajo el Comité de Operaciones del Plan de Emergencias en el que participan la delegación del Gobierno Central, las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, bajo la coordinación de la Junta, en concreto del consejero de la Presidencia e Interior, Elías Bendodo. El Gobierno andaluz no se marca plazo para acabar con este nivel 2 aunque podría extenderse de ocho a diez días.

Una vez superado, la coordinación la asumirá el Comité Director de Alertas, el órgano de la Junta que asume situaciones especiales de emergencia y que coordina también el Consejero de la Presidencia. En este comité ya no participan la delegación del Gobierno ni las fuerzas de seguridad, con las que no obstante, se mantendrá la coordinación.

El Gobierno andaluz asegura que marcará una línea de máxima prudencia para garantizar la seguridad en salud pública. La principal preocupación ante posibles rebrotes se centra en las provincias que concentran la llegada de turistas tanto extranjeros como nacionales: Málaga, Granada, Sevilla y Cádiz.

Euskadi, Cantabria y Cataluña han entrado esta medianoche en la nueva normalidad. Se han anticipado al fin del estado de alarma el próximo domingo. Vascos y cántabros, además, podrán restablecer la movilidad entre ambas comunidades.