Abascal insiste en «ilegalizar los partidos que quieren romper la unidad nacional»

Asume con «realismo» que el objetivo de Vox en las elecciones vascas es «poner un pie» en el Parlamento para «dar testimonio político»

El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha advertido este jueves, en la presentación de los candidatos de su partido a las elecciones vascas del 12 de julio, de que «no se echa atrás» en su objetivo de «dejar fuera de la ley» a los partidos que quieren «destruir la unidad nacional».

Abascal ha lanzado este mensaje en un acto celebrado en Vitoria-Gasteiz, en el que ha sumido con «realismo» que el objetivo de su partido en las elecciones vascas es «poner un pie» en el Parlamento autonómico, con el fin de «dar testimonio político» frente al «separatismo» y sus «cómplices» socialistas, así como frente a la «coalición del fracaso» que representan PP y Ciudadanos.

Durante el acto, rodeado de un pequeño dispositivo de la Ertzaintza, y que se ha celebrado con normalidad, el líder de Vox ha lamentado que los mítines organizados por su partido en Euskadi en las últimas elecciones se desarrollaron «en medio de la violencia y la intimidación».

Por ese motivo, ha informado de que su partido ha enviado a la Junta Electoral Central un manifiesto en defensa de unos comicios «libres, en paz y democráticos», con el fin de que sea firmado por el resto de partidos. No obstante, ha lamentado que la respuesta a su petición haya sido «el silencio».

Abascal ha reconocido que el objetivo de Vox en estas elecciones, en las que las encuestas realizadas hasta ahora no otorgan ningún escaño a este partido, es «poner un pie, o dos, o tres» en el Parlamento Vasco, con el fin de empezar a «dar testimonio político».

«Ley del silencio»

En todo caso, ha asegurado que el eventual acceso de su partido a la Cámara autonómica supondría una «sacudida», dado que Vox romperá «la ley del silencio» que, según ha dicho, impera en Euskadi en torno a diversas cuestiones, como los «homenajes a asesinos», la «imposición» del esukera, la «corrupción» del PNV, el «efecto llamada» derivado de la Renta de Garantía de Ingresos o el «aumento de la delincuencia», del que ha responsabilizado a los menores de edad de origen extranjero.

Abascal ha subrayado, en referencia a las ayudas sociales y a la renta mínima aprobada por el Gobierno central, que con el apoyo de EH Bildu a estas prestaciones, la coalición quiere sustituir a los 200.000 vascos «expulsados» de Euskadi por ETA, por «200.000 islamistas».

Además, ha denunciado la decisión de una delegación de EH Bildu de visitar en la cárcel a Francisco Javier García Gaztel, condenado por el secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco, en un programa de visitas «autorizado» por el Gobierno central. «Bildu forma parte del terrorismo, Bildu es ETA», ha asegurado.

En este sentido, ha asegurado que su partido es la «alternativa» frente al separatismo y a sus «cómplices» del PSE-EE, así como frente a la «coalición del fracaso» que, según ha dicho, representan el PP y Ciudadanos.

El presidente de Vox ha reiterado, además, que su partido «cuestiona el sistema de las autonomías». Además, al ser preguntado sobre la propuesta para ilegalizar al PNV que planteó en su día, ha subrayado que su partido «no se echa atrás» en sus planteamientos, por lo que ha insistido en que «los partidos que quieren destruir la unidad nacional o la democracia deben estar fuera de la ley».

Abascal ha reconocido que la formación que preside carece de la mayoría necesaria para lograr «un cambio de esta naturaleza», por lo que ha afirmado que este no será «el eje» de la campaña de Vox en Euskadi. En todo caso, ha subrayado que no renuncia a lograr este objetivo.

Candidatos

En el acto también han intervenido Amaya Martínez (candidata por Álava), Niko Gutiérrez (Vizcaya) y María Pérez (Guipúzcoa). Martínez ha asegurado que Vox combatirá la «discriminación etnolingüística» que, según ha dicho, trata de imponer «el corrupto nacionalismo del PNV». Además, ha asegurado que esta formación hará frente a la «tibieza ineficaz» del PP y Ciudadanos, a la «desfachatez» de EH Bildu y a la «deriva degradante» del PSOE.

Por su parte, Niko Gutiérrez se ha comprometido a trabajar para acabar con «40 años de imposición del nacionalismo», y ha advertido de que Vox derogará «leyes ideológicas» que, según ha dicho, «recortan derechos», como las que regulan el uso del euskera, lengua oficial de Euskadi, junto al castellano,

La candidata guipuzcoana María Pérez, que ha recordado a los «200.000 exiliados» que abandonaron Euskadi por la amenaza de ETA, ha denunciado que el Gobierno de España, al que se ha referido como «gobierno socialcomunista», han convertido la pandemia del coronavirus en «un desastre nacional».