Una mujer de Granada desea la muerte a los guardias civiles

Cuelga una noticia sobre un agente fallecido con coronavirus manifestando que ‘tenían que morirse tos que no quedara ninguno’

La Guardia Civil ha puesto a disposición judicial en calidad de investigada a una vecina de Pinos Puente, una mujer de 31 años y sin antecedentes policiales, como presunta autora de un delito de odio al desear la muerte a los agentes de este cuerpo en una red social.

Según relata la Benemérita en una nota de prensa, la investigación se inició el 6 de abril, cuando una vecina de la localidad había publicado en una conocida red social de Internet un enlace a una noticia en la que se daba cuenta de la muerte de un guardia civil por coronavirus (Covid-19) y se burlaba de ello, escribiendo, entre otras cosas, que ‘tenían que morirse tos que no quedara ninguno’.

La Guardia Civil de Pinos Puente trasladó entonces la investigación al Equipo de Delitos Telemáticos de la Unidad Orgánica de Policía Judicial (UOPJ) de la comandancia para que averiguase quién era la titular de dicha cuenta en la que aparecían publicados graves insultos e injurias contra la Guardia Civil.

Los agentes de este equipo averiguaron que fue la investigada la mujer que publicó dichos comentarios cargados de odio y resentimiento; y que ese mismo día, unas horas antes, había sido denunciada por la Guardia Civil por no respetar el confinamiento tras la declaración del estado de alarma por el Covid-19.

La Benemérita subraya que el Código Penal dice que quienes fomenten, promuevan o inciten directa o indirectamente al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra un grupo pueden cometer un delito de odio, y que este delito se vería agravado si dicho acto se promueve a través de internet por la enorme difusión que tiene este medio. La libertad ideológica o la libertad de expresión en ningún caso pueden dar cobertura al menosprecio e insulto contra personas o grupos.