Diputación de Granada indemnizará a la familia del joven que murió en La Zubia

El joven fue atropellado por un turismo sobre las 21,30 horas del 26 de septiembre de 2015 cuando cruzaba la carretera por un paso de peatones 

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo 4 de Granada ha condenado a la Diputación de Granada a indemnizar a dos de los hermanos del joven mortalmente atropellado en la carretera de La Zubia en 2015, cuando gobernaba el PP en la institución, al entender que existieron defectos en la pintura y en la señalización de la vía, principalmente una iluminación insuficiente.

El joven fue atropellado por un turismo sobre las 21,30 horas del 26 de septiembre de 2015 cuando cruzaba la carretera por un paso de peatones junto a un amigo que sí pudo evitar el impacto del vehículo.

El conductor fue condenado a 15 meses de prisión por un delito de homicidio por imprudencia, pero los familiares de la víctima entendían que la Diputación, titular de la vía, estaba obligada a velar por su adecuado mantenimiento y que el atropello pudo evitarse con una correcta ejecución de las obras y una señalización adecuada.

En una sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, el juzgado les da parte de razón y estima parcialmente el recurso contencioso administrativo que presentaron después de que se desestimara la reclamación de responsabilidad patrimonial que dirigieron a Diputación, condenando a esta institución a indemnizar a los dos hermanos con 20.000 euros cada uno.

Para el juez tiene «plena verosimilitud» el testimonio del encargado de la señalización horizontal y vertical de la vía, que declaró que la carretera se pintó «habiendo fuertes precipitaciones» y «la pintura no sirvió desde el minuto uno».

Concretamente, alegó que se le insistió para que terminara los trabajos porque coincidía con las elecciones de 2015, y que, a pesar de las intensas lluvias, se le indicó que debía «pintar la carretera como fuese», así como que se «forzó la inauguración» de la vía.

En la sentencia, contra la que cabe recurso, el juez mantiene que aunque de día se aprecia la pintura señalizando el paso de peatones, de noche apenas se ve por la falta de iluminación.

En consecuencia, «aunque la vía cumpla en cuanto a iluminación y señalización la normativa, se forzó la inauguración de la carretera y ello pudo tener alguna incidencia en la señalización pues, como refiere el propio responsable que la pintó, ese trabajo no fue efectivo y, de hecho, en octubre debió de repintarse después del accidente», agrega la resolución.

En consecuencia, al menos la pintura de la carretera no fue la adecuada, lo que debe de derivar algún tipo de responsabilidad para la Diputación, argumenta el magistrado.

No obstante, también recuerda que el conductor fue condenado por homicidio por imprudencia en una sentencia en la que se puso de manifiesto que conocía la carretera, porque la frecuentaba al ser de la zona, que vio a los peatones, que iba a una velocidad inadecuada y que tiene la mayor y gran parte de la responsabilidad en el accidente, por lo que no puede decirse que el siniestro sea totalmente imputable al estado y señalización de la carretera.