Atienden a 83.341 víctimas de violencia machista durante el estado de alarma

Estas cifras suponen un aumento del 25,27 por ciento de las acciones con respecto al mismo periodo del año pasado

La Policía Nacional y la Guardia Civil han llevado a cabo un total de 83.341 acciones de vigilancia y protección sobre víctimas de violencia en los primeros 31 días de vigencia del estado de alarma, unas actuaciones que se enmarcan dentro del refuerzo de los planes de prevención y protección y que suponen un  aumento de un 25,27 por ciento con respecto al mismo periodo del año 2019.

Entre ambos cuerpos han realizado entre el 14 de marzo –día en el que entró en vigor el Real Decreto de estado de alarma- y el 14 de abril un total de 38.976 comprobaciones telemáticas (llamadas telefónicas y contactos a través de otros medios) con víctimas de violencia de género.

Además, en este mismo periodo, los agentes especializados de la Policía Nacional y de la Guardia Civil han llevado a cabo 44.365 acciones sobre el terreno de vigilancia y contra vigilancia para la protección de las víctimas y la prevención de agresiones.

Estas 83.341 actuaciones durante el estado de alarma suponen un aumento del 25,27 por ciento con respecto a las acciones llevadas a cabo en este ámbito en el mismo periodo de 2019. En concreto,  entre el 14 de marzo y el 14 de abril de 2019 se llevaron a cabo 66.527 actuaciones.  Las comprobaciones telemáticas han aumentado un 35,83 por ciento y las acciones de vigilancia y contra vigilancia lo han hecho en un 17,27 por ciento.

El refuerzo de la actividad policial en la prevención de la violencia de género y la protección de las víctimas se activó el pasado 12 de marzo, dos días antes de la declaración del estado de alarma, tras el cierre de las actividades educativas por parte de algunas comunidades autónomas.

El objetivo de este refuerzo, en el que se cuenta con la colaboración de las policías locales, es incrementar la protección de las víctimas, facilitar el acceso de las mismas a la asistencia y ayuda de los cuerpos policiales y prevenir las agresiones, teniendo en cuenta las circunstancias extraordinarias derivadas del estado de alarma y de la limitación de movimientos.