Sanidad alerta de que no se consuma este chocolate negro

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria avisa de la presencia de proteínas lácteas no declaradas en el etiquetado de un chocolate negro

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan) ha emitido una nueva alerta relacionada con la presencia de alérgenos no declarados en un producto vendido en nuestros supermercados. En concreto, la agencia denuncia la presencia de proteínas de leche no declaradas en un chocolate negro procedente de Alemania.

Según informa la Aesan, organismo que depende del Ministerio de Sanidad, se tuvo conocimiento de este incidente gracias a una notificación trasladada por las autoridades sanitarias a través del Sistema Coordinado de Intercambio Rápido de Información (Sciri). El producto implicado es un chocolate con relleno de menta de la marca Weinrichs 1895, que se vende en envases de 100 gramos.

«Se ha procedido a informar de estos hechos a las autoridades competentes de las comunidades autónomas a través del Sistema Coordinado de Intercambio Rápido de Información (Sciri) y también a los servicios de la Comisión a través de la Red de Alerta Alimentaria Europea (Rasff)», señala la alerta de la Aesan.

La agencia que vela por la seguridad de los alimentos en España pide «como medida de precaución» que aquellas personas alérgicas a las proteínas lácteas se abstengan de consumir este chocolate. Del mismo modo, asegura que «el consumo de este producto no comporta ningún riesgo para el resto de consumidores».

Las proteínas lácteas son un alérgeno cuya presencia en los alimentos ha de especificarse en la etiqueta para evitar que pueda causar problemas a las personas alérgicas. La alergia a la leche es una respuesta anormal del sistema inmunitario del cuerpo a la leche y los productos que contienen leche.

Los síntomas que evidencian una reacción alérgica de este tipo van desde las ronchas en la piel, pasando por la hinchazón de labios, lengua o garganta, tos, dificultad para respirar y/o vómitos. En los casos más graves también puede provocar anafilaxia, «una reacción potencialmente mortal que produce el estrechamiento de las vías aéreas y puede bloquear la respiración».