Las hermandades del Nazareno del Amor y El Despojado enriquecen el ajuar de sus Dolorosas, la Virgen de la Esperanza y María Santísima de la Concepción respectivamente.

En el caso de la hermandad de Nuestro Padre Jesús del Amor Despojado, gracias a la propuesta y donación de un grupo de hermanos de la cofradía y devotos, se llevará a cabo el nuevo proyecto de saya para María Santísima de la Concepción. El diseño es obra de Miguel Ángel Caballero Vargas; el cual será desarrollado en el taller de bordados de Alberto Florido, en El Puerto de Santa María.

María, en su advocación de la Concepción, es dolorosa para vestir bendecida el 8 de diciembre de 2010 y realizada por el imaginero cordobés Francisco Romero Zafra.

Esperanza del Amor

La Hermandad del Nazareno del Amor ha realizado la restauración de la corona de salida de Nuestra Señora de la Esperanza. El trabajo ha sido realizado por el orfebre jerezano Antonio García Falla.

La restauración ha consistido en el enderezado de los rayos de la parte superior de la corona que se encontraban en mal estado, el reajuste de todos los ensambles, resanado y reforzado de las partes que se encontraban fisuradas en el canasto y en la ráfaga. Además del ajuste de pernos y tubillos en bisagra de imperial; así como la realización de tubillos en las puntas de la ráfaga para alojar las estrellas, realización de muelles, realización de enriquecido con estrellas en puntas de ráfaga con piedra central engastada de cristal de Swarovski de estilo barroco guardando la línea de la obra.

Por otra parte, la realización de enriquecido con piezas de joyería, cristales y piedras para el arillo de la corona que posa sobre Nuestra Señora de la Esperanza; pulido del conjunto y lacado de piezas de plata. Por último finalización de la obra con baño de oro fino de 24 quilates.

La Virgen de la Esperanza fue realizada por Luis Jiménez en 1962, y donada por su esposa Eugenia Caramé. Alfonso Berraquero reforma esta talla en 1976, esculpiéndole manos nuevas, estrenando ese mismo año el candelero; Luis González Rey actúa sobre la imagen en 2015, aplicándole nueva policromía y realizando nuevo juego de manos. El escultor Alfonso Berraquero talla la imagen de San Juan Evangelista del altar de cultos que no procesiona.