Buccaneers de Tom Brady

Comenzó la nueva temporada de la NFL y todos los equipos iniciaron su camino por los puestos más importantes de su división. Desde la Americana, franquicias como los Kansas City Chiefs, Tennessee Titans, Pittsburgh Steelers o Buffalo Bills están dejando claro que su rendimiento está directamente estrecho con el objetivo del Vince Lombardi entre sus ojos. Por el lado, en la Nacional, colectivos como Seattle, Green Bay, Eagles o Saints también poseen un mismo guion de lo que la postemporada enero puede significar. Todo por medio de un equipo que sepa competir y sobreponerse a las adversidades que aparezcan semanalmente en una competición tan igualada como la NFL.

Ahora bien, poniendo el foco en la Conferencia Nacional, el nombre de Buccaneers de Tampa Bay tiene que seguir sonando dentro de lo más alto del top 5 de esta parte de la liga. Motivos no pueden faltar: una de las mejores plantillas ofensivas a cargo del seis veces campeón del Súper Bowl y una de defensivas top de toda la Liga, como apoyo a sus deseos de campeonato. Podemos estar todos de acuerdo que el equipo construido dentro del Estado de la Florida, el cual, además tiene el honor de que su estadio sea la sede del actual súper tazón, debe presentar batalla para conseguir el tan ansiado trofeo enfrente de toda su parroquia en el Raymond James Stadium. Las apuestas online de NFL ven factible que esto se produzca, aunque la empresa no será nada fácil.

De la mano de Tom Brady y Bruce Arians, el equipo que posee tantos nombres propios dentro de su roster debe ponerse a punto para conseguir un puesto de Playoffs. Dicha posición los llevará a enfrentarse mano a mano contra los mejores, para poder derrotarlos gracias al uso de elementos como Mike Evans, Chris Godwin, Scotty Miller, Ronald Jones o Rob Gronkowski, entre muchísimos otros. Los Tampa Bay Buccaneers no empezaron la temporada con la mejor imagen posible, pero es su deber reivindicarse para demostrarle a todo Estados Unidos y al mundo que su favoritismo al evento magno continuará estable, inclusive si fueran a clasificarse como “wildcard.” La Bahía de Tampa tiene al mando del mejor quarterback de todos los tiempos, y eso se debe traducir en ser parte del Super Bowl 55.