La Plaza de España de Alcalá de Guadaíra (Sevilla) va a recuperar su antigua estampa de estilo regionalista con amplia arboleda y arbustos que se mezclan con sus elementos constructivos.

En los próximos días comenzarán los trabajos de una reforma inspirado en los orígenes de este céntrico paseo situado en el distrito centro oeste de la ciudad, al que se incorporará nuevo mobiliario urbano como bancos, papeleras y barandillas de seguridad. El proyecto tiene un presupuesto de 48.000 euros, según ha informado el Consistorio alcalareño.

Los trabajos tendrán una duración de un mes. Consistirán en la renovación y compactación del pavimento de albero, reparación de parterres y muretes que vencen sus distintos desniveles, renovación de bordillos en mal estado, repaso general de albañilería, pintado y pavimentación de verticales.

Para recobrar el aspecto originario de la Plaza de España se va a reproducir su antigua jardinería a base de especies autóctonas. Se van a replantar parterres, árboles en alcorques vacíos y las buganvillas que trepaban por los arcos superiores hasta taparlos casi por completo, todo ello con su correspondiente sistema de riego renovado.

El delegado de Servicios Urbanos en el Ayuntamiento, José Antonio Montero, ha explicado que el proyecto es obra de los vecinos «hemos tomado nota de sus peticiones para diseñar y acometer la recuperación de este espacio público».

Por ello, ha pedido la colaboración del vecindario tanto en el mes que van a durar las obras como después, «vamos a recuperar aquella antigua Plaza de España, devolverle todo su esplendor, y será tarea de todos conservarla para que podamos disfrutarla».

En este sentido, Montero ha anunciado un incremento del servicio de limpieza y conservación del paseo situado en un extremo más al sur de la calle Silos y junto a la zona centro de la ciudad.

Mejoras en Alcalá de Guadaíra

El Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra (Sevilla) acometió en julio la segunda fase de una obra en la avenida Santa Lucía, especialmente demandada por la vecindad de la zona, que recuperará un foso como parte del paseo peatonal de la avenida evitando además la acumulación de suciedad que allí se concentra al estar por debajo del nivel del acerado.

El diseño de esta urbanización, con casi 50 años de antigüedad, tiene con un área solada bajo cota de calle (cuando se urbanizó la zona la travesía tenía un aspecto distinto al actual) y accesos mediante escaleras al portal.

Por eso en la primera fase se solucionó la entrada mediante un acceso adaptado y ahora se recupera una zona en desuso para su conversión en acera e integración en el paseo de la calle.

La actuación consistió en la recuperación de una parte de vía pública bajo rasante adjunta a un bloque de viviendas y se procederá a la ejecución de un muro de contención de hormigón armado que soportará las tierras de relleno hasta alcanzar la cota de acerado del vial, procediéndose a pavimentar dicho espacio recuperado con baldosas de hormigón prefabricado de iguales características a las existentes.

La diferencia de altura se protegerá con la barandilla metálica existente tras ajustarla a su nueva ubicación, barandilla que ya instalaron en la fase 1 debido a que la existente antes de ejecutarse este primera fase se encontraba en malas condiciones.

Esto permitirá ensanchar las aceras, mejorar estéticamente el aspecto de la zona, a la que se le incluirá mobiliario urbano (bancos y papelera) y se respetará el acceso al cuarto de contadores y al espacio de respiración para los locales de los bajos cuya entrada no está por dicha avenida.