Más efectos colaterales de Coronavirus. Y una pandemia que llegará cuando menos esperemos. Que a gran parte de la población los antibióticos no le hagan efecto. Un estudio llevado a cabo por la región europea de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha alertado de que Europa está en riesgo de que se produzca una «propagación acelerada» de resistencias a los antibióticos; debido al uso inadecuado de estos medicamentos, el cual se ha agravado por la pandemia del Coronavirus. 

En España el consumo de medicamentos no hospitalarios nos cuesta 10.000 millones de euros. Así lo refleja un estudio de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), debido sobre todo al consumo de medicinas por habitante. Si ya hablamos de los antibióticos las cifras se disparan; la media en la UE es de poco menos de 22 dosis diarias por cada mil habitantes, en España se llega a 32.

Y es que, a pesar de que los antibióticos no tratan ni previenen infecciones virales como la provocada por el coronavirus, los resultados del trabajo, realizado en nueve países de Europa y presentados con motivo de la Semana Mundial de Concienciación sobre los Antimicrobianos de este año. Tiene lugar del 18 al 24 de noviembre y han evidenciado que el uso de estos medicamentos ha aumentado durante la pandemia y, por ende, la resistencia a los mismos.

De hecho, de las personas que reconocen haber tomado antibióticos durante esta crisis sanitaria, entre el 79 y el 96 por ciento no se había infectado del coronavirus pero los habían tomado porque pensaban que evitaban la infección.

Pacientes graves con Coronavirus

En este sentido, la OMS ha alertado de que la evidencia disponible indica que hasta el 15 por ciento de los pacientes graves con Coronavirus desarrollan coinfección bacteriana y podrían necesitar antibióticos. «Los antibióticos salvan vidas y debemos garantizar su eficacia durante el mayor tiempo posible. Algunos pacientes graves con Coronavirus también tienen coinfecciones bacterianas y necesitan antibióticos para sobrevivir. Especialmente ahora en la pandemia, es importante que se establezcan pautas claras para prevenir el uso inadecuado de antibióticos». Así lo ha afirmado el director de la División de Programas Sanitarios Nacionales de la OMS/Europa, Nino Berdzuli.

La directora de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), María Jesús Lamas, ha informado de que el uso de antibióticos en el ámbito hospitalario aumentó un 40 por ciento durante el mes de marzo; coincidiendo con los peores momentos de presión asistencial por la pandemia de Coronavirus. Sanidad, de hecho, tomó cartas en el asunto revisando el formato de los envases y fomentando la utilización de los de menor tamaño posible para evitar cantidades sobrantes.

Incertidumbre diagnóstica

«Esto tuvo que ver con el aprendizaje en el manejo de la enfermedad. La incertidumbre diagnóstica con el Coronavirus hizo que se utilizaran más antibióticos; como el uso sistemático de azitromicina en combinación con hidroxicloroquina«, ha explicado Lamas durante la ‘Jornada Online del Día Europeo para el Uso Prudente de los Antibióticos 2020’, organizada por el Plan Nacional frente a la Resistencia a los Antibióticos (PRAN), del Ministerio de Sanidad.

Lamas ha señalado, no obstante, que ese incremento del 40 por ciento se corrigió en los meses posteriores, una vez se produjo ese aprendizaje sobre cómo funcionaba el virus. Así, en el semestre de enero a julio los datos indican que se produjo un descenso global del 5 por ciento en hospitales y del 21 por ciento en Atención Primaria. De hecho, en abril y mayo, con la bajada de la actividad asistencial ambulatoria, se disminuyó un 40 por ciento su utilización.

Lamas ha recordado que, aunque el Coronavirus es una infección vírica. Y, por tanto, no se trata ni se previene con antibióticos; hay pacientes diagnosticados en los que «existe confirmación o elevada sospecha de coinfección o sobreinfección bacteriana». «En estos cuadros clínicos es inevitable considerar la prescripción de tratamiento antibiótico», ha apuntado.