Los aledaños del centro de personas mayores con el que cuenta la empresa Vitalia en Mairena del Aljarafe (Sevilla), que afronta un brote de coronavirus Covid-19 que suma 74 contagios confirmados, divididos entre 13 trabajadores y 61 residentes, seis de estos últimos fallecidos, han sido el escenario de momentos de tensión entre un grupo de familiares de los ancianos y miembros de la plantilla, según ha informado a Europa Press una de las familiares quejosas respecto a la gestión del geriátrico.

Según esta mujer, 14 familiares de ancianos residentes de este centro se habían dado cita a las puertas del mismo con motivo de una entrevista con Canal Sur Televisión.

En el transcurso de la entrevista, a los pies de la residencia, dos mujeres habrían irrumpido asegurando que las quejas de estas familias de los residentes de Vitalia estaban basadas en «mentiras» y que no había «pruebas» de las deficiencias denunciadas en materia de administración de medicamentos o asistencia.

A continuación, según ha seguido narrando, miembros de la plantilla del geriátrico habrían salido enarbolando «pancartas» con mensajes de que la situación está «bajo control» y que «no hay fallos» en la asistencia que reciben los ancianos, mientras este colectivo de familiares promueve reclamaciones ante el Ayuntamiento de Mairena y la Junta de Andalucía, por incidencias de diversa índole.

Los trabajadores «no dan a basto»

En ese sentido, esta mujer ha precisado que los familiares quejosos con la asistencia recibida por sus ancianos no actúan «en contra de los trabajadores» del centro, que a su entender «no dan a basto» con la carga de tarea que afrontan.

Por ello, esta mujer ha admitido que estos familiares se han sentido «atacados» y sienten «indignación» por la reacción de la plantilla, considerando que tanto unos como otros deberían depararse apoyo muto, en demanda de «más personal» para hacer frente al brote de Covid-19 que está sacudiendo a la comunidad de este centro de personas mayores.

Si bien el Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha movilizado a un equipo de facultativos para apoyar a la plantilla del centro, esta persona ha opinado que es necesario que la Administración andaluza destine más efectivos a la residencia.

De cualquier manera, y aunque agentes de la Policía Local y de la Guardia Civil se habrían personado en la escena, esta mujer ha precisado que este «altercado» o «incidente» no ha ido más allá de estos momentos de tensión.