Tras determinar un comienzo del nuevo curso académico con más peso de la enseñanza telemática frente a la presencial, la Universidad Pablo de Olavide (UPO) se ha pronunciado.

Asimismo, ha defendido este viernes 18 de septiembre que, en cumplimiento estricto con los protocolos marcados por las autoridades sanitarias ante la pandemia, el lunes 21 comenzará la actividad docente «con todas las garantías contra el coronavirus«.

De esta forma, se combinarán, de manera flexible, clases presenciales, clases telemáticas sincrónicas, enseñanza dual y actividades formativas no presenciales y no sincrónicas.

Mensaje de tranquilidad del rector de la UPO

Vicente Guzmán, rector de la Universidad Pablo de Olavide, ha transmitido un mensaje de tranquilidad ante el inicio del curso. De esta forma, asegura que se han tomado todas las medidas sanitarias y académicas posibles; y así poder garantizar la seguridad de estudiantes, profesorado y personal de administración.

«Si entre todos somos capaces de cumplir con las normas sanitarias de la manera más estricta, estoy convencido que minimizaremos los riesgos que conlleva el coronavirus; y podremos llevar adelante el curso con la mayor presencialidad posible».

Tanto el equipo de gobierno de la Universidad Pablo de Olavide como los responsables de las siete facultades que conforman la UPO, según el rector, han trabajado de manera muy intensa durante estos meses. Han intentado adaptar el plan del curso a las directrices que marca la Junta de Andalucía y el Gobierno de España.

Todo ello, con objeto de garantizar las medidas sanitarias de protección para la comunidad universitaria. Así, a partir del próximo lunes, los aproximadamente 10.000 estudiantes matriculados en la UPO iniciarán o continuarán sus estudios académicos; en las diversas modalidades de enseñanza que se han dispuesto para ellos y «con la garantía de afrontar un curso seguro».

Plan de prevención frente al nuevo curso

Las medidas implementadas para este nuevo curso quedan recogidas en un plan de prevención. Este ha sido aprobado por la Comisión Covid-19 de la Universidad; y afectan a diferentes áreas de la institución.

Entre estas medidas, destaca un plan específico de limpieza y desinfección. El mismo contempla un aumento de 200 horas diarias de limpieza en el campus respecto al curso anterior. Además, incorpora un plan propio para aulas con equipamiento informático o de laboratorio.

La instalación de señalética para evitar aglomeraciones y de geles hidroalcohólicos en todas las aulas, así como la colocación de mamparas en servicios de atención al público o salas como la de la Biblioteca, son también algunas de las acciones llevadas a cabo durante este tiempo para cumplir con los protocolos establecidos; unas normas que están sujetas a cambios en virtud de la evolución de la pandemia.

Horarios de clase

Los horarios de clase han sido organizados con el objetivo de dispersar su inicio en distintas franjas horarias; tratando de evitar que el alumnado tenga que acudir al campus en las mismas horas. Además, facilitando que, tanto la entrada como la salida del campus, puedan realizarse con seguridad.

Asimismo y, para ofrecer un sistema de enseñanza multimodal, se ha optado por la adaptación de las aulas a la enseñanza virtual; teniendo como máxima el respeto de la distancia social y velando por garantizar el acceso a los contenidos de todo el alumnado.

121 aulas de la Universidad dotadas para videoconferencias

Así, 121 aulas de la Universidad Pablo de Olavide se han dotado para poder realizar videoconferencias de manera sincrónica. También se ha reforzado, para las clases online, la plataforma Blackboard. Con ella, ya está familiarizada tanto el alumnado como el profesorado.

Por otra parte, se habilitarán salas para seguir de forma digital las clases impartidas en la modalidad dual; a fin de que el alumnado no tenga que desplazarse a su domicilio y pueda compatibilizar esta formación con la presencial en el campus.

El teletrabajo; las medidas para facilitar la distancia interpersonal; el rastreo de contactos estrechos ante posibles casos de Covid-19; así como la organización de grupos de trabajo no coincidentes, son los ejes para garantizar la seguridad del personal de administración de la Universidad.

Al mismo tiempo, se ha tenido en cuenta la conciliación ante posibles aislamientos que pueda sufrir el entorno familiar del PAS; que tenga a su cargo menores de 12 años o familiares dependientes.

Con la implementación de estas medidas en un breve periodo de tiempo, la Universidad Pablo de Olavide defiende que vuelve a «dar ejemplo de flexibilidad y adaptación. Comenzamos el curso en las fechas previstas, sin necesidad de retrasar el calendario académico aprobado para el curso 2020/2021».