Las hermanas de la Caridad, que gestionan el centro para personas mayores del Pumarejo, han dado cuenta este viernes 18 de septiembre de casos confirmados de contagio de coronavirus Covid-19 en dichas instalaciones y entre las hermanas alojadas en la casa anexa, según han informado a Europa Press fuentes municipales.

Como medida preventiva, las hermanas han decidido cerrar el comedor social de dicho centro, aunque de momento no hay indicio alguno de que haya riesgo de contagio en dicho espacio.

Y es que desde el inicio de la pandemia, las personas sin hogar no acceden al citado comedor social, sino que recogen allí las bolsas de comida que se les proporcionan.

En ese sentido, los servicios sociales del Ayuntamiento han establecido un dispositivo para redirigir a estas personas sin hogar a otros comedores de la ciudad para garantizar la atención.

Residencia de Sevilla Este

La residencia de personas mayores Ballesol Azalea de Sevilla Este ha dado cuenta de que uno de los residentes ha dado positivo en Covid-19. Una trabajadora del centro también ha dado positivo.

La dirección del centro informa de que el día previo, el martes 8 de septiembre, «un residente fue trasladado al hospital por otra patología» ajena al Covid-19. Pese a no presentar síntomas en un principio, el paciente ha dado positivo en Covid-19.

«Hasta la fecha, este residente ha hecho vida en su habitación y apenas se relaciona. Sigue hospitalizado y sin sintomatología», precisa la dirección del geriátrico.

Además, da cuenta de que ha recibido la «confirmación de diagnóstico de Covid-19 de una trabajadora, mientras «otra está en estudio, permaneciendo en su domicilio».