Cádiz ya prepara una Navidad diferente por el Coronavirus. El Ayuntamiento de Cádiz trabaja ya en la adaptación de la campaña de Navidad al contexto de pandemia, atendiendo a la necesidad de ajustar las acciones y programas que estaban previstos a la situación que se vive en la actualidad, marcada por las medidas para la limitación de la propagación del Coronavirus.

Las concejalas de Comercio, Monte Mures; de Cultura y Fiestas, Lola Cazalilla; de Participación Ciudadana y Medio Ambiente, Rocío Sáez; y el concejal de Movilidad, Martín Vila, han mantenido una reunión junto con técnicos municipales para analizar el escenario que se abre para la próxima campaña navideña.

Una campaña atípica

Así, se ha acordado seguir perfilando la nueva campaña que será «atípica», tal y como indica la concejala de Comercio, toda vez que estará condicionada «por las necesarias y pertinentes medidas de seguridad y salud públicas para evitar la propagación del coronavirus».

El Consistorio gaditano tenía previstas e ideadas ya algunas acciones para la temporada navideña que, dada la situación de pandemia que va a vivirse, tendrán que ser sometidas a una adaptación para que cumplan las recomendaciones de salud pública decretadas en el contexto actual.

Según explica Monte Mures, la decisión es que se confeccione una campaña de Navidad completa, diversa y plural para que «Cádiz, tanto en su casco histórico como en extramuros, siga siendo una opción atractiva.

Actividades para recrear el ambiente

Un lugar donde las niñas y niños, las familias y quienes quieran puedan disfrutar en la calle de actividades para vivir y recrear el ambiente tan especial que rodea a esta fiesta».

En esta línea, recalca que este año la campaña es «particularmente necesaria, ya que el comercio local atraviesa una situación complicada por el contexto de pandemia».

Y porque, además, Cádiz ofrece en sus calles «un centro comercial abierto que es mucho más seguro, fiable y cómodo que las grandes superficies.

Más aún cuando no se aconseja permanecer mucho tiempo en espacios cerrados donde haya aglomeración de personas».

«Estamos trabajando en la adaptación de la campaña de Navidad que abarcará toda la ciudad, tanto extramuros como el casco histórico.

Lo hacemos desde la coordinación de distintas áreas municipales para que el resultado sea una propuesta atractiva, ambiciosa y que respete los criterios de salud pública tan importantes en el contexto de pandemia», indica para concluir la concejala de Comercio.

Las fiestas de Navidad y Reyes tienen una serie de particularidades que hacen que de cara a la contención de la pandemia puedan quedarse en el aire muchas de sus actividades más tradicionales.

El ejemplo más claro son las concentraciones masivas de personas que acumulan eventos como las cabalgatas o las visitas de los Reyes y sus séquitos a centros sanitarios y de mayores, los equipamientos con mayor riesgo sanitarios.

Preparación de la Cabalgata

Hay que tener en cuenta que la preparación de una cabalgata supone un elevado coste, tanto en la construcción de las carrozas como en la propia elaboración de los disfraces de los participantes, algo que por otra parte no se puede dejar de un día para otro y sí organizar con suficientes semanas de antelación.

Igualmente, habrá que ver cómo evoluciona la pandemia para garantizar o no la celebración de eventos como los Nacimientos vivientes, especialmente numerosos en localidades de la Sierra.