Pedro Sánchez, perdedor y culpable

El líder socialista no consigue formar gobierno y los ciudadanos españoles tendrán que volver a las urnas

Casi 150 días han pasado de las elecciones del 28 de abril. Todo ese tiempo han tenido los políticos españoles para formar gobierno, pero el resultado ha sido el esperado: habrá nuevas elecciones.

El partido más votado, el PSOE, no ha llegado a ningún acuerdo para que Pedro Sánchez sea el presidente del gobierno. El pacto más cercano, y más obvio, parecía con Unidas Podemos. Sin embargo, Pablo y Pedro nunca llegaron a un acuerdo. Tampoco pusieron mucho de su parte por entenderse.

Se habló incluso de un posible pacto con el partido naranja de Albert Rivera, pero todo quedó en una idea que no llegó a buen puerto. Para Pedro todos son culpables, él no. De hecho, ha achacado la responsabilidad de las nuevas elecciones a la actitud de los líderes de PP, Cs y Podemos.

Sin embargo, varios años atrás, Sánchez estuvo en el otro bando. Por aquel entonces, la culpa era de otros. Él nunca falla. «La responsabilidad de que el señor Rajoy pierda la investidura es exclusiva del señor Rajoy por ser incapaz de articular una mayoría«, decía el tuit que en 2016 publicaba Pedro Sánchez, después de que Mariano Rajoy no lograra articular una mayoría suficiente para gobernar.

Con todo eso, Sánchez argumenta que «los españoles y españolas ya hablaron claro en cuatro ocasiones. Eligieron avanzar con un gobierno progresista liderado por el PSOE». El líder socialista sigue pensando que volverá a tener el apoyo de los españoles. 

Iglesias ha sido tajante y ha culpado a Pedro de cometer «un error histórico». Pedro Sánchez tenía el mandato de formar gobierno, como asegura el cabecilla de Unidas Podemos, pero  «no quiso. La arrogancia y el desprecio a las reglas básicas de una democracia parlamentaria se han impuesto sobre la sensatez».

Los vencedores de todo lo ocurrido son el PP y Pablo Casado, Vox y Santiago Abascal y Albert Rivera y Ciudadanos. El líder popular ha sido claro con Sánchez, al que ha catalogado como una persona que «no es de fiar».

Finalmente, los españoles tendrán que ir a votar, otra vez, el próximo 10 de noviembre. ¿Se decidirá el futuro de España? ¿Se formará gobierno? Ya lo veremos. Lo que es seguro, es que Pedro Sánchez ha sido el gran perdedor y el culpable de que España no tenga gobierno.