Autorizan el aborto de una niña de 10 años tras ser violada por su tío

Grupos contrarios al aborto se instalaron frente al centro hospitalario

Una niña de 10 años, que se quedó embarazada después de ser violada de forma sistemática por su tío, se encuentra fuera de peligro tras practicarle el aborto e interrumpirle la gestación de 22 semanas y cuatro días en un hospital de Recife, la capital del Estado brasileño de Pernambuco.

La víctima, que reside en la ciudad de São Mateus, en el Estado de Espírito Santo, fue al hospital el pasado 8 de agosto acompañada de su tía, que, según el informe de la Policía Militar, dijo a los médicos que creía que estaba embarazada.

Después de que un análisis de sangre confirmara que estaba de tres meses, la niña les contó a los médicos y a una asistente social que su tío la violaba desde que tenía seis años y que nunca dijo nada por temor a sus amenazas de muerte. La Policía y el Consejo Tutelar investigaron el caso.

La niña fue trasladada a un centro de menores mientras los médicos y la Justicia analizaban la interrupción del embarazo, garantizada por la ley en casos como este.

Según la ley brasileña, el aborto está permitido en este país en casos de violación, cuando se pone en riesgo la vida de la madre o cuando el feto presenta anencefalia. Es por esto que el juez Antonio Moreira Fernandes, del Tribunal de Justicia del estado de Espírito Santo, autorizó el aborto.

El fallo del juez se basó en una norma técnica para autorizar la interrupción del embarazo, editada en el 2005 por el Ministerio de Salud.